La oposición nicaragüense se descalifica públicamente tras fracasar en su intento de unidad

EL RÉGIMEN TIENE EL CAMINO ALLANADO PARA EL FRAUDE DE NOVIEMBRE

Todo indica que la suerte está echada. La oposición nicaragüense se enfrentaría dividida contra Daniel Ortega, tras concluir el proceso de inscripción de alianzas.

De continuar las divisiones, Ortega tendría un escenario más ventajoso del que ha creado a su alrededor. El régimen sandinista obstaculiza la participación de la oposición en las elecciones tras la aprobación de leyes para inhibir candidatos, bloquear la recepción de fondos externos, y reprimir a través de juicios y encarcelamientos a los disidentes.

A esa situación se suman las disputas entre los grupos opositores ocasionadas por razones ideológicas, intereses políticos y económicos. Todo mientras el 75% de la población que no respalda al régimen observa los enfrentamientos.

Tras el cierre del periodo establecido por la dictadura para la inscripción de alianzas electorales, se ha generado una guerra de acusaciones entre la Coalición Nacional (CN) –que aglutina a grupos y organizaciones de izquierda en su mayoría– contra la Alianza Ciudadana (AC) –centro derecha– a quien responsabilizan por no haber logrado la unidad.

La situación ha generado un conflicto en la CN, que acusa a lo interno al Partido Restauración Democrática (PRD) por “fallarles”. Esto según conversaciones que circulan en las redes sociales. A nivel público el discurso es contra la Alianza Ciudadana.

Entre sus demandas para la “unidad”, la Coalición Nacional demandaba el 50% de las candidaturas a diputaciones nacionales y al Parlamento Centroamericano, una petición que la AC no aceptó por considerar que la selección de candidaturas debe ser con base en representatividad y confianza para evitar deserciones futuras.

Ante los hechos, ahora el PRD le ofrece su casilla a la hija de la expresidenta Violeta Barrios, Cristiana Chamorro, quien puso como condición competir como precandidata si la oposición se unía.

En febrero Chamorro figuraba como la precandidata con mayor simpatía, según la encuesta de Cid Gallup, pero hasta ahora no ha dado una respuesta al PRD.

La Alianza Ciudadana continúa el proceso de selección de su candidato presidencial y los debates entre los precandidatos iniciarán el próximo 20 de mayo, así como las encuestas.

La alianza Unión Republicana anunció que decidió no participar en los comicios tras la elección de magistrados y la aprobación de reformas electorales, considera que “dan ventaja absoluta al partido oficialista en el control de la administración y la justicia electoral”.

Pero asegura que la “decisión podría cambiar” si sus votantes opinan diferente.

Algunos analistas consideran que aun hay tiempo para alianzas entre la oposición, mientras la comunidad internacional vigila de cerca las condiciones desventajosas impuestas por el régimen de Daniel Ortega a la disidencia.

Reacciones regionales

Mientras continúan las disputas internas en la oposición, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, dijo que Nicaragua no cumple con los elementos esenciales de una democracia representativa, pese a los pedidos de la comunidad internacional para la restauración de la institucionalidad del país que permita elecciones justas, libres y transparentes.

Almagro dijo durante la reunión del Consejo Permanente de la OEA, el pasado 12 de marzo, que la reforma electoral realizada por el régimen representa solo “cambios cosméticos y un cuerpo legal deficiente” cuyo objetivo es un claro intento de consolidar el control total del proceso electoral “mediante la supresión, limitación y restricción de voces disidentes”.

“En el marco de la Carta Democrática Interamericana, esto constituye una alteración del orden constitucional que afecta gravemente el orden democrático en el país”, dijo el diplomático.

Deja una respuesta