«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
LA CONDENA CONTRA LOS HIJOS DEL EMPRESARIO KIRCHNERISTA, ES UNA ALERTA PARA MÁXIMO Y FLORENCIA KIRCHNER

La preocupación de Cristina Kirchner por su futuro judicial tras la condena a su testaferro

El futuro judicial de Cristina Kirchner se presenta complicado. Si se considera como «delito precedente la corrupción», la reciente sentencia por lavado de dinero contra el empresario kirchnerista, Lázaro Báez, podría influir seriamente en las diferentes causas en que se encuentra denunciada la ex Presidenta.

“El hecho de que se tome esa causa como un hecho precedente es darle ya una categoría delictual. La calidad de los magistrados que firmaron esta resolución es de jueces intachables”, confirmó el ex juez y abogado penalista, Eduardo Gerome al opinar sobre lo que afrontará indefectiblemente la Vicepresidenta argentina.

Lázaro Báez fue condenado a 12 años de prisión por haber sido hallado penalmente responsable del delito de lavado de activos en donde se consideró como ilícito precedente el dinero de la corrupción que cobró el empresario a través de la obra pública.

“Creo que está de alguna manera marcándole al tribunal que está juzgando a la vicepresidenta Cristina Kirchner que sí, que la Justicia está determinando que se trata de un delito. Estamos en presencia de un tribunal que está diciendo: esto para mí es delito, yo no puedo meterme en tu causa porque el que está ahí juzgando sos vos pero yo lo considero un delito» , sentenció Gerome.

Las implicancia de esta causa podrían arrastrar y complicar aún más la delicada situación que afronta la vicepresidenta Cristina Fernández. Recordemos que la funcionaria está siendo juzgada en la llamada causa Vialidad acusada de ser la jefa de una asociación ilícita y del delito de administración fraudulenta agravada por haberse cometido contra la administración pública.

Ese juicio se tramita por las presuntas irregularidades en la concesión de 51 contratos con los que resultaron beneficiadas empresas del recientemente condenado, Lázaro Báez.

Al hablar de irregularidades se está haciendo referencia a sobreprecios, rutas que no se terminaron, ampliaciones de presupuesto y empresas sin la capacidad operativa para los trabajos.

Los jueces integrantes del Tribunal Oral Federal número 4, en fallo histórico, han considerado el cobro de 55 millones de dólares de la corrupción como el ilícito precedente y el origen de los fondos que Báez lavó y por el cual fue condenado.

«La Justicia mandó un mensaje muy claro por el conflicto que tienen con el Gobierno», advirtió Leandro Báez, hijo de Lázaro condenado a 5 años de cárcel.

«En el delito precedente está ella», acusó Leandro directamente contra la vicepresidenta, Cristina Kirchner.

«Lázaro no va a hablar. Se está haciendo cargo como lo dije en la declaración. Nunca esperé que cuente nada. Lázaro es así, es un tipo duro. No es de hacer ciertas cosas. Todo el mundo esperaba que hable como lo hicieron ciertos empresarios en la causa Cuadernos», anticipó ante la posibilidad de que su padre finalmente «hable» contra Cristina Kirchner.

“Lázaro Báez era Néstor Kirchner. Incluso ese dinero no pertenecía a Báez, lavaba dinero de la obra pública de la familia Kirchner”, acusó la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió.

Por su parte, la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, destacó en su cuenta de Twitter: “En la Argentina existen jueces valientes. Lázaro Báez fue condenado a la pena de 12 años de prisión por lavar dinero de la corrupción. ¿Saben todas las escuelas que se podrían construir con la plata que se robaron? ¿Esto también es una payasada, Presidente?”.

Desde el radicalismo, el diputado nacional Álvaro de Lamadrid, expresó: «La condena contra Lázaro Báez es una bocanada de aire. En 2021 he dicho se juega el país: o hay CFK o hay justicia y división de poderes”.

Finalmente, el diputado nacional por Cambiemos, Fernando Iglesias, ironizó: “La condena de Lázaro Báez es una cortina de humo para tapar el escándalo del Vacunatorio VIP. Cada cual encubre como puede”.

Más allá de las futuras consecuencias que pudiera afrontar tras el fallo de Lázaro Báez, la vicepresidenta argentina sobrelleva estas horas con honda preocupación.

La condena contra los hijos del empresario kirchnerista, es una alerta para Máximo y Florencia Kirchner.

Martín, Leandro, Melina y Luciana Báez fueron condenadas por lavado, el mismo delito por el que los hijos de Cristina Kirchner están acusados en las causas Hotesur y Los Sauces.

Denunciados como «jefes de una banda dedicada a recibir dinero como pago o retorno de la concesión de obra pública y concesiones del juego», el juez Claudio Bonadio ya consideró en su momento que Máximo y Florencia Kirchner fueron «responsables de impartir las directivas de esta organización delictiva con el objeto de percibir dinero ilegítimo a fin de darle apariencia lícita».

Según lo acaba de acreditar la justicia argentina, ese dinero lo proporcionaba Lázaro Báez.

Cristina Kirchner tiene muy buenas razones para estar preocupada.

.
Fondo newsletter