«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
ALFREDO CÉSAR, LÍDER DEL PARTIDO CONSERVADOR

‘La represión que vivimos en Nicaragua no tiene precedentes’

Alfredo César, presidente del Partido Conservador en entrevista con La Gaceta de la Iberosfera en Managua

“Están hasta en los hoteles”.

Con esa frase nuestra compañera nicaragüense Judith Flores logra alterar la frágil paz que intentaba albergar en mi mente durante estos días en Nicaragua. Se refiere, por supuesto, a los sandinistas, cuya presencia está infiltrada en todos los sectores de la sociedad. Los “sapos” son una especie dañina. Son los que te sonríen, escuchan y asienten ante tus palabras, pero esperan el momento de tu descuido para delatarte por “conspirar contra la revolución”. Escuela cubana.

Por este motivo la entrevista al líder del Partido Conservador, Alfredo César, resulta problemática para mi discreta logística. Me pide que nos encontremos en el Hotel Intercontinental, en una zona de Managua llamada Metrocentro.

Llegar al lugar de forma discreta resulta difícil, pues llevo conmigo un trípode que he conseguido aquí y su respectiva lámpara. Sacarlo en la recepción de un hotel no suena muy inteligente, especialmente cuando este tipo de lugares son usados por los magnates de un lado y del otro.

Nada más llegar al hotel me percato de la presencia de policías en la entrada. Evidentemente, me verán ingresar y aguardarán a mi salida. Nuevamente, vigilado.

Entro al sitio en espera de mi entrevistado. Debo esperarlo quince minutos. La recepción es amplia, pero está vacía. Así también el sector de la piscina. El turismo en Nicaragua ha bajado considerablemente tras el caos de la pandemia y el temor de los visitantes a quedar inmersos en una situación política y social tensa. En Costa Rica ya se había convertido en una moda visitar las playas de San Juan del Sur, pero el covid acabó con eso.

Afortunadamente al momento de la llegada de don Alfredo César no hay nadie alrededor. Salimos al área de la piscina y ahí mismo instalo el poco –pero eficaz– equipo con el que cuento para grabar la entrevista.

El señor César nos habla de la persecución vigente en el país, y asegura que los ciudadanos no se manifiestan contra el régimen justamente por temor a la ola represiva desatada.

“Esta ola no tiene ningún precedente. Yo tengo rato de estar en estas lides y nunca había visto semejante deterioro de la vida institucional del país y del respeto mínimo a las personas en Nicaragua”, comenta.

A su parecer, en estas circunstancias no hay forma de que las elecciones de noviembre produzcan un gobierno legítimo ante los nicaragüenses y la comunidad internacional.

Él dice tener cierta esperanza de que Ortega recapacite y permita garantías para los comicios, pero de no ocurrir afirma que el Partido Conservador –ya inhabilitado– “predicará con el ejemplo” y se abstendrá de votar en las elecciones. Su postura es contraria a la de Ciudadanos por la Libertad, el único partido opositor habilitado para contender, que llama a la participación masiva.

Pese a esto, si las condiciones fuesen modificadas por el régimen para permitir elecciones libres, el Partido Conservador podría considerar acudir a la contienda en una alianza de facto con otras agrupaciones políticas. Ello se ve poco probable.

Esta histórica agrupación política, que tiene más de 170 años de historia, fue inhibida de participar en las elecciones por parte del régimen por externar su intención de no acudir a lo que parece destinado a ser un fraude. Ortega les cobró su osadía revocando su personería jurídica.

Este episodio ocurrió el 12 de mayo, cuando no había precandidatos ni dirigentes opositores presos producto de la reciente arremetida del sandinismo.

Puedes ver la entrevista completa al líder del perseguido Partido Conservador en Gaceta TV.

.
Fondo newsletter