La izquierda bolivariana de Brasil y el clero se unen para apoyar el ‘impeachment’ contra Bolsonaro

CAMPAÑA CONTRA EL PRESIDENTE, DEFENSOR DE LA VIDA Y DE LA DOCTRINA CATÓLICA

La izquierda ha tomado las calles de las principales ciudades de Brasil a favor del ‘impeachment’ planteado contra el presidente del país, Jair Bolsonaro, por su gestión de la pandemia. Han sido convocadas por Brasil Popular y Povo Sem Medo, que ya habían organizado manifestaciones el pasado 23 de noviembre al grito de “Fuera, Bolsonaro” y apoyadas también por los partidos de la oposición.

Cerca de 500 automóviles se concentraron este domingo en las calles de Sao Paulo, junto con un centenar de bicicletas y motocicletas, en un adelanto de la protesta a nivel nacional convocada para el próximo 21 de febrero.

A la campaña izquierdista contra Bolsonaro se ha unido la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil (CNBB), que ha presentado una denuncia ante la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, y ante la Organización Mundial de la Salud (OMS) por la gestión frente al coronavirus.

En concreto, los obispos denuncian una “conducta política, económica y social contradictoria, negacionista, indiferente al dolor” que “está amplificando las profundas desigualdades”, según la denuncia, presentada por la Comisión Especial de Ecología Integral y Minería de la CNBB junto a otras organizaciones religiosas como el Consejo Nacional de Iglesias Cristianas de Brasil (CONIC), el Consejo Indigenista Misionero (CIMI), Franciscanos Internacionales o la Fundación Luterana de la Diaconía.

El texto se concentra principalmente en el presidente Bolsonaro, firme defensor de la doctrina cristiana y el derecho a la vida desde la concepción hasta la muerte natural” frente a la izquierda partidaria del aborto, y apoya “las más de 60 peticiones de destitución del presidente de la República, en particular por los crímenes de responsabilidades con respecto a la política de salud pública en tiempos de pandemia”.

En la denuncia, dirigida también a la OMS y a la Organización Panamericana de Salud (OPAS) para que presionen al Gobierno brasileño ante la “falta de transparencia”, cargan contra los “recortes de gasto público” y se suman al postulado izquierdista del “racismo estructural” asegurando que las personas “más afectadas” son las negras e indígenas.

El compromiso de Bolsonaro con las reformas económicas

La pasada semana, el presidente Bolsonaro afirmó en un encuentro virtual con inversores que el gobierno estará atento al cumplimiento de la ley que impone un techo al crecimiento del gasto público y se comprometió a dar continuidad a la agenda de reformas económicas.

“En el ámbito fiscal, seguiremos firmemente comprometidos con la regla del techo (de gasto)”, expresó durante la apertura de la Conferencia de Inversión en América Latina 2021, evento virtual promovido por el banco Credit Suisse.

El mandatario brasileño se comprometió de esta manera con los inversionistas en garantizar el equilibrio tributario, así como avanzar en las reformas fiscal, tributaria y administrativa.

Bolsonaro aseveró que a pesar del coronavirus, seguirá comprometido con los empresarios, los inversores y los empleados, al estar en la senda de un crecimiento previsto del 3,5% en 2021. Precisamente el Fondo Monetario Internacional (FMI) estima que el crecimiento de Brasil este año será de un 3,6%.

Deja una respuesta