PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Más de 200 inmigrantes ilegales asaltan con violencia la valla de Melilla y dejan a una decena de agentes heridos

CONTINÚA LA INVASIÓN
Garfios utilizados por los ilegales para agredir a los agentes.

Más de 130 inmigrantes ilegales han conseguido acceder a Melilla, de un grupo superior a 200, tras asaltar la valla de forma violenta en las últimas 48 horas. Esta madrugada se ha producido el segundo asalto, por el que han accedido de forma ilegal a la ciudad autónoma en torno a 20 más. Los hechos de este último asalto han comenzado sobre las cuatro de la madrugada, teniendo que activar una operación anti-intrusión que se ha saldado con al menos cinco agentes heridos de la Guardia Civil de los que dos han causado baja del servicio. En total, una decena de efectivos han resultado lesionados durante los asaltos fronterizos de los últimos dos días.

El lugar del asalto ha sido en la zona comprendida entre BeniEnzar y Barrio Chino, según ha informado la Delegación del Gobierno en Melilla que no ha facilitado ningún tipo de información acerca de las devoluciones practicadas. Sin embargo, desde fuentes de las FCSE se afirma que los más de 150 inmigrantes de origen subsahariano aún se encuentran en el CETI de Melilla.

En torno a las 4:15 de la madrugada los agentes de la Guardia Civil detectaron un grupo numeroso de subsaharianos que se aproximaban a la carrera por la zona citada anteriormente, por lo que, según informan, se activó de inmediato el dispositivo anti-intrusión.

Los inmigrantes, la gran mayoría de origen subsahariano procedentes de Camerún, venían provistos de barras y palos, así como garfios artesanales elaborados con un gancho con empuñadura. Además, al llegar al lugar más cercano a la valla comenzaron a lanzar piedras, tanto a las fuerzas de seguridad marroquíes como a los agentes situados en la zona española, un dispositivo donde ha sido fundamental la labor de la Guardia Civil, Policía Nacional y Policía Local.

Tal ha sido la agresividad de los inmigrantes ilegales que dos agentes de la Guardia Civil, de los cinco que han resultado heridos, han causado baja en el servicio como consecuencia de las labores realizadas en el dispositivo de contención del asalto.

Uno de los garfios utilizados para agredir a los agentes

Según ha informado la Delegación del Gobierno, se ha procedido a trasladar a los inmigrantes ilegales que han conseguido acceder a Melilla al Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) para que el personal del centro les tome los datos para su ingreso, sin especificar en ningún momento nada acerca de su posible devolución durante las próximas horas.

Tras el segundo asalto a la valla en apenas 48 horas, JUCIL ha exigido medios materiales, humanos y legales para frenar la inmigración irregular en la valla de Melilla y que se restituya el principio de autoridad de los guardias civiles que protegen la frontera.

Por último, según informaciones a las que ha tenido acceso La Gaceta de la Iberosfera, existen aún unos 2.000 inmigrantes ilegales escondidos de las autoridades en los bosques cercanos a Nador, con la esperanza de llegar a Europa, ya sea saltando la valla de Melilla o tomando un embarcación a través del Mediterráneo.

Deja una respuesta