PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El ministro de Trabajo peruano pone su cargo a disposición de Castillo tras evidenciarse sus vínculos con Sendero Luminoso

LA CAÍDA DEL GABINETE COMUNISTA

Iber Maraví, ministro de Trabajo y Promoción del Empleo, renunció este lunes al cargo luego de conocerse más hechos que lo vinculan con la organización terrorista Sendero Luminoso (SL), convirtiéndose en la segunda baja del equipo gubernamental en solo un mes.

Según el portal Sudaca, que se comunicó con el premier Guido Bellido, este le habría pedido la renuncia a Maraví luego de haber “evaluado el escenario político”, completamente desfavorable, pues esta mañana la bancada legislativa Renovación Popular (derecha) anunció que presentaría una moción de censura, la cual iba a contar con el apoyo de las bancadas que votaron en contra del voto de confianza del gabinete Bellido el pasado viernes.

“Estamos trabajando la censura; tenemos ya las firmas para presentarla. Es un proceso. El Parlamento tiene sus tiempos, pero vamos a presentarla en el Pleno que viene esta semana”, dijo Jorge Montoya, vocero de la bancada, en declaraciones a Perú 21.

La presidenta del Congreso, Maricarmen Alva, también se pronunció a través de su cuenta de Twitter sobre las acusaciones que pesan sobre Maraví, asegurando que su presencia en el equipo gubernamental de Pedro Castillo es “insostenible”, y que debía ser removido en caso que no renunciara.

«Es insostenible la permanencia del ministro Iber Maraví en el gabinete. Las nuevas revelaciones de vínculos con el terrorismo exigen una decisión inmediata. El gobierno debe remover al ministro de Trabajo si él mismo no renuncia», publicó la titular del Legislativo.

Aunque el gabinete rojo de Pedro Castillo obtuvo el voto de confianza del Congreso con 73 votos a favor, 50 en contra y ninguna abstención, los ministros investigados por casos de corrupción y cuestionados por sus simpatías con grupos subversivos son el punto débil del gobierno de Perú Libre.

Recientemente, Castillo debió pedir la renuncia y reemplazar al canciller Héctor Béjar -sociólogo y exguerrillero vinculado a la dictadura castrista-, que generó la indignación de la Marina de Guerra al comentar que esta institución fue la responsable del inicio del terrorismo en el país andino.

La sombra del terrorismo comunista de Sendero Luminoso (SL) y el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA), cuya guerra demencial (1980-2000) es la razón por la que muchos peruanos detestan el marxismo. A pesar de los esfuerzos de la “izquierda académica” y sus oenegés por cambiar el paradigma, la historia pisa los talones del gobierno izquierdista que solo confirma sus nexos nombrando figuras en el Ejecutivo ligadas a estos grupos subversivos.

Ciro Gálvez, el notario de Cerrón

Ciro Gálvez, ministro de Cultura (Mincul), ostenta un 74 % de desaprobación ciudadana según un informe de CIT Opinión & Mercado. Fue candidato presidencial por el partido Runa y no consiguió pasar a segunda vuelta, convirtiéndose en aliado de Castillo durante la etapa final de los comicios.

Gálvez ha sido cuestionado por su nacionalismo chauvinista e indigenismo recalcitrante, llegando incluso a crear las imaginarias categorías de “hispanoperuanos” y “peruanos originarios”; además por los casos de corrupción en los que estarían involucrados dos de sus asesores más cercanos.

Asimismo, el titular del Mincul fue notario de Vladimir Cerrón -secretario general de Perú Libre sentenciado por corrupción- en la adquisición de propiedades. De acuerdo con la fiscalía supranacional y la policía especializada que investiga de forma preliminar a Cerrón por presunto lavado de activos, dentro de los documentos contables incautados se descubrió que Gálvez actuó siempre como su notario en la adquisición de tres inmuebles, lo que sugiere que la relación entre ambos no sería reciente, y su nombramiento en ese despacho ministerial no solo es producto de su apoyo político en las elecciones generales 2021.

Acusado de participar en acciones terroristas

El ministro Iber Maraví (Trabajo), vinculado con el Conare-Sutep -una facción radical del sindicato de maestros que ha sido relacionada con el Movadef (organización fachada de SL)-, ha provocado indignación luego que se revelara un atestado policial de 1980 que indica que este participó en un atentado terrorista en la ciudad de Ayacucho.

De acuerdo con el documento revelado por el dominical Panorama, Maraví y su tío Víctor Olarte se encontraban como “no habidos” tras el atentado que se realizó en el marco del día del maestro de ese año y por el que fueron detenidas Edith Lagos -terrorista abatida en 1982- y Berlinda Mendoza.

“Los detenidos en cárcel Edith Lagos y Berlinda Mendoza y los no habidos Víctor Washington Olarte y su sobrino Iber Maraví Olarte y otros, atentaron con dinamita a la puerta principal de la Dirección Regional de Educación Ayacucho”, se lee en el documento.

Debido al informe de Panorama, Maraví publicó un comunicado en Twitter indicando que lo difundido son “acusaciones carentes de fondo” que pretenden mancillar su imagen y distraer la atención de la opinión pública, pidiendo “el cese de los ataques políticos-mediáticos” en su contra.

Aunque el ahora extitular de la cartera de Trabajo ha negado las acusaciones vertidas, tuvo que reconocer que su esposa y suegra firmaron planillas a favor del Movadef -otro de los señalamientos del informe periodístico-, aunque asegura que ello ocurrió porque “fueron abordadas en la calle por una persona que les solicitó su apoyo con una firma”, acto al que correspondieron sin solicitar más información.

Sin embargo, ese no sería el único episodio de Maraví con el terrorismo maoísta. También ha sido identificado por un integrante de Sendero Luminoso (Juan Alarcón Gutiérrez) por haber participado en el apedreamiento de un hotel de turistas y a una filial de Electro Perú, así como en un asalto e incendio a la oficina de una empresa de agua potable.

El diario El Comercio informó de otro atestado policial, fechado en 2004, en el que se formula una denuncia penal contra Maraví por el delito de terrorismo, en la modalidad de instigación, cuando era dirigente sindical en Ayacucho.

Además de la denuncia, el suceso lo relaciona directamente con el Conare Sutep de Roberto Huaynalaya –acusado por querer boicotear la evaluación a los docentes y estar detrás de acciones de intimidación contra los profesores-, también incluido en el atestado policial. Maraví revela, en una declaración a la policía, que su sindicato participaba en la organización de Huanalaya, algo que el ministro había negado anteriormente.

Fiscalizar y ejercer control político

Para Alejandro Muñante, congresista por Renovación Popular, los resultados de la votación del viernes para darle la confianza al gabinete Bellido ha evidenciado que en el parlamento existe una “oposición consecuente y responsable”, así como una “funcional” al Ejecutivo liderado por Castillo.

“El voto de confianza ha evidenciado que en el Congreso peruano existe una oposición consecuente y responsable, así como una funcional al oficialismo. Renovación Popular es una bancada que va a seguir marcando la agenda de la oposición en el Congreso, porque los que han salido a defender la democracia sin condicionamientos hemos sido nosotros, y luego las demás bancadas nos han seguido”, comenta.

Según el parlamentario celeste -color de su bancada legislativa-, el control político de la oposición no debe claudicar, menos ante ministros que han sido cuestionados por sus vínculos con el terrorismo comunista, teniendo que barajarse incluso la interpelación -interrogatorio en el Pleno del Congreso- o la censura.

Consideramos que nuestro trabajo de fiscalizar y ejercer un correcto y oportuno control político no debe claudicar de ninguna manera. No podemos abandonar la labor que el pueblo nos ha encomendado. Como no han renunciado los ministros que hemos solicitado al presidente Castillo, vamos a hacer uso de las herramientas constitucionales para tratar de darle al país un gabinete que garantice al menos cierta eficiencia e idoneidad para los cargos que demanda”, asevera.

Congresista Alejandro Muñante

Deja una respuesta