‘No vengan, no vengan’. Harris promete defender las fronteras tras vilipendiar a Trump por hacerlo

AFIRMA QUE EEUU VA A CUMPLIR SUS LEYES EN MATERIA DE INMIGRACIÓN
La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris. Europa Press

«No vengan a Estados Unidos, no vengan». Éste ha sido el mensaje de la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, dirigido a los inmigrantes durante la gira de tres días por Guatemala y México, su primer viaje al extranjero desde que tomó posesión en enero pasado.

«Quiero subrayar que el objetivo es ayudar a los guatemaltecos a encontrar la esperanza en su tierra”, ha dicho, al tiempo que ha mantenido que quería «desalentar» a quienes quieren cruzar la frontera de EEUU de manera ilegal y que Estados Unidos va a hacer cumplir sus leyes y va a asegurar su frontera. «Si ustedes llegan a nuestra frontera, se les va a dar la vuelta para que regresen a su país», ha dicho Harris dirigiéndose a los inmigrantes, recalcando que «hay métodos legales por los cuales se puede migrar».

El mensaje ha sido reiterado por la portavoz principal de la vicepresidenta, Symone Sanders, que ha indicado que Harris en México trabajará en «progresar» en que los dos países «acuerden conjuntamente asegurar sus fronteras» a través de la intensificación de leyes y abordando sus causas. «El presidente (Joe Biden) y la vicepresidenta han sido claros a la hora de disuadir a la gente a la hora de realizar el peligroso y traicionero viaje a la frontera entre Estados Unidos y México. Animamos a los que quieran venir a Estados Unidos a hacerlo de forma legal y a buscar opciones sobre migración legal en sus países», ha añadido.

Y se produce una semana después de que el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, decretara el fin definitivo de los Protocolos de Protección a Migrantes en virtud de los cuales unos 70.000 solicitantes de asilo fueron enviados de vuelta a México desde enero de 2019 hasta la llegada de Biden a la Casa Blanca… y tres meses después de que la Administración demócrata batiera el máximo de detenciones de inmigrantes en la frontera con México en los últimos 20 años. Los agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza interceptaron a más de 172.000 inmigrantes indocumentados.

Y tras las criticas a Donald Trump, al que los medios de comunicación y todo el ‘establishment’ llamaron «racista» y «xenófobo» de manera permanente durante cuatro años, por su política migratoria, aunque siguiera una línea similar a la de Bill Clinton y Barack Obama, los presidentes (demócratas) anteriores al magnate republicano.

Clinton empezó a construir el muro con México

Bill Clinton impulsó en 1996 la Ley de Reforma de la Inmigración Ilegal y de Responsabilidad del Inmigrante (IIRIRA), una de las reformas más drásticas en décadas, y empezó a construir el muro con México a principios de los años 90, un programa que preveía levantar 600 kilómetros de muro y 800 de barreras.

También inició las deportaciones de ilegales. El primer lugar a los que capturaban recién cruzada la frontera y después a otros que ya llevaban viviendo años en Estados Unidos y que hasta tenían documentos de identidad.

Obama batió récord de deportaciones

Por su parte, Barack Obama batió todos los récords de deportaciones, más de dos millones y medio durante su mandato (lo que supuso un incremento del 30%). Más que George W. Bush en sus ocho años de mandato (2,01 millones). La cifra no incluyó las repatriaciones voluntarias ni de los mexicanos que fueron detenidos antes de entrar formalmente en EEUU.

Además, pese a las distintas retóricas, Obama deportó en su primer año en la presidencia 177.000 inmigrantes más que Donald Trump, según los datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos​.

Deja una respuesta