«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
LA IZQUIERDA SE UNE CONTRA LAS LIBERTADES EN PERÙ

Pedro Castillo firma una alianza con la izquierda globalista para ‘cerrarle el paso’ a Keiko Fujimori

El ultraizquierdista Pedro Castillo (Perú Libre) firmó este miércoles un acuerdo político con la excandidata Verónika Mendoza (Juntos por el Perú) -vinculada al Grupo de Pueblo y al partido izquierdista español Podemos- de cara a la segunda vuelta de las Elecciones Generales 2021 donde enfrentará a la derechista Keiko Fujimori (Fuerza Popular).

El acuerdo, denominado “Por la refundación de nuestra soberanía, justicia e igualdad”, ha sido suscrito por ambas formaciones de izquierda, una que recoge el pensamiento “marxista-leninista-maoísta”, y otra más cercana a la agenda globalista a favor del “matrimonio” gay, la despenalización del aborto y la promoción de la ideología de género.

Perú Libre y Juntos por el Perú pretenden así “cerrarle el paso a las fuerzas autoritarias y corruptas”, en clara referencia a la candidatura de Fujimori, quien carga la pesada mochila del recuerdo del gobierno de su padre, Alberto Fujimori, condenado por corrupción y violación a los derechos humanos.

La alianza entre ambas izquierdas, que hasta hace poco no dejaban de atacarse entre sí, pretende “inaugurar un tiempo nuevo en el que todas las voces sean escuchadas y nuestra soberanía recuperada, para construir un nuevo pacto social a través de una Asamblea Popular Constituyente”.

Pedro Castillo busca mediante este documento garantizar que, en caso de llegar al poder, luchará contra la pandemia del covid-19 mediante políticas sanitarias con base científica, asegurando una vacunación sin discriminación ni “privilegios”, y respetará la democracia peruana, comprometiéndose a dejar el cargo de presidente de la República el 28 de julio de 2026.

Además, afirmó que fortalecerá el sistema anticorrupción, defenderá los derechos humanos respetando los tratados internacionales, atenderá las decisiones de los pueblos originarios respecto a su territorio y a su forma de vida, y fortalecer la democracia y consolidar instituciones como el Tribunal Constitucional y la Defensoría del Pueblo, dos instituciones a las que había atacado previamente e incluso amenazó con cerrar.

Castillo agradeció el respaldo de la izquierdista Mendoza –a quien recientemente llamó “oportunista– y dijo que la pandemia del covid-19 “ha desnudado de cuerpo entero” la precariedad del “viejo y corrupto Estado” ante el pueblo y a partidos que dicen ser demócratas pero que solo lo son para “un puñado de oligarcas”.

Por su parte, Mendoza agradeció al ultraizquierdista Castillo por el diálogo entre ambas formaciones y el compromiso de trabajar de manera conjunta para lograr un gobierno de cambio que le ponga “un freno a la mafia para no volver al pasado de la década de los noventa”, aludiendo al gobierno de Alberto Fujimori (1990-2000).

“En este año 2021, en el que conmemoramos el Bicentenario de la Independencia de nuestro país, tenemos una oportunidad histórica, acudimos al llamado del pueblo y convocamos a todos los que quieren una democracia verdadera y quieren luchar por nuestra patria a que sumemos para dejar atrás la corrupción y los autoritarismos y construir una Patria Nueva. Si se puede”, dijo.

Juntos por el Perú (JP) ha sido -junto al Partido Morado del presidente transitorio Francisco Sagasti- uno de los grandes perderos de estas elecciones generales, alcanzando apenas un 7.8% de los votos. Además, sería uno de los 16 partidos políticos que perderían su inscripción al no haber conseguido los cinco legisladores que se requieren como mínimo de acuerdo con la Ley de Organizaciones Políticas.

El aporte de JP en un eventual gobierno de Castillo sería prestarle su equipo técnico, pues hasta la fecha Perú Libre no ha presentado el propio y tampoco ha dado una respuesta sobre su participación en los cuatro debates propuestos -dos entre los candidatos a la presidencia, otro entre los postulantes a las vicepresidencias y uno entre los equipos técnicos de ambos partidos-por el Jurado Nacional de Elecciones (JNE).

Mendoza vuelve a sus “raíces”

Vanya Thais, comunicadora política y corporativa, considera que el acuerdo entre Perú Libre y Juntos por el Perú no hace sino confirmar la línea ideológica de ambas organizaciones, además de sincerar la posición que Verónika Mendoza siempre ha tenido, muy alejada de la izquierda democrática y “progresista” que ha intentado vender recientemente, y completamente al servicio de la izquierda más arcaica, ligada a la dictadura bolivariana de Nicolás Maduro.

“Yo creo que las críticas y los dardos que se han lanzado los últimos meses [Perú Libre y Juntos por el Perú] ha sido básicamente un show bien armado que ha derivado, tras la primera vuelta, en una alianza política que no debería sorprendernos en lo absoluto. Verónika Mendoza vuelve a la postura inicial que tenía cuando recién apareció en el escenario político. El discurso que asumió, más pegado a la izquierda de Pablo Iglesias y Podemos, con quien se ha reunido en reiteradas ocasiones, en verdad fue usado para conseguir los votos de los colectivos minoritarios que asumen agendas progresistas, sobre todo en Lima, y la han apoyado. Castillo intenta con este acuerdo suavizar su imagen radical, acercándose a la izquierda progre, a la que terminará usando y desechando si gana la elección”, afirma.

Para Thais, que además es integrante del grupo Defensores de la Inversión y trabaja con veteranos de la Policía Nacional del Perú (PNP), el discurso “contra la mafia” de parte de Mendoza y Castillo para denostar a Keiko Fujimori es utilizado para esconder las evidencias de casos de corrupción que salpican a personajes cercanos a los líderes izquierdistas, como Vladimir Cerrón.

Además, considera que la campaña de “intriga” e incertidumbre de Pedro Castillo jugará en su contra en la recta final, lo que favorecerá a que la lideresa de Fuerza Popular pueda ganar las elecciones, aunque con un margen reducido.

La campaña de intriga y engaño al pueblo peruano que está llevando Pedro Castillo le terminará jugando en contra. En medio de una pandemia tan nociva para la salud y economía como esta, no ha presentado aun un equipo técnico. Estoy segura que lo hará ahora que ha hecho una alianza con Juntos por el Perú, porque Mendoza le va a facilitar el suyo. Más allá de eso, no creo que gane Castillo, la gente se está dando cuenta que esta no es solo una lucha entre la izquierda y la derecha en un marco democrático, sino entre la libertad y la amenaza de una dictadura comunista y totalitaria”, asegura.

Créditos: Archivo Personal.
.
Fondo newsletter