PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Los colectivos animalistas guardan silencio ante el salvaje sacrificio musulmán de una vaca en las calles de Ceuta

el Gobierno del pp ha autorizado la matanza de animales en domicilios particulares
Imagen del vídeo del sacrificio animal en Ceuta.

La Policía Local de Ceuta se encuentra, tras la orden del Gobierno de la Ciudad Autónoma, realizando labores de identificación de los participantes en el sacrificio de una vaca en la barriada Loma Colmenar tras la publicación y difusión de un sangriento vídeo grabado en este barrio de Ceuta donde puede verse el acoso y sacrificio del animal incumpliendo todos los protocolos sanitarios y procedimientos relacionados con el bienestar animal.

En la grabación se puede observar a una multitud de personas, adultos y niños, intentando, en primer lugar, atar una vaca a un poste de la calle con una cuerda. El animal es derribado en varias ocasiones por un grupo de personas cuando intenta liberarse de las cuerdas. Finalmente, la res acaba tumbada en el suelo, donde la agarran fuertemente tras sus continuos intentos de liberarse.

Una vez el tumulto de personas consigue derribar a la vaca, no sin golpearla y empujarla, le tuercen el cuello para dejarlo en la posición más idónea para poder llevar a cabo la incisión con un cuchillo que, por las dimensiones que pueden observarse en la grabación, es pequeño para dar muerte al animal. Así, una vez realizada la incisión, el animal continúa vivo, desangrándose y derramando por tanto numerosos litros de sangre en la vía pública. Durante varios minutos puede observarse cómo la vaca patalea y emite ruidos de agonía, mientras que las personas que la rodean se muestran satisfechas con el sacrificio y arrojan agua con unos barreños, que apenas limpian la calle, ante la magnitud de sangre que desprende el animal.

Cabe destacar que, ante esta dantesca y cruel escena, nadie llama a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Las personas que se acercan lo hacen para colaborar en el sacrificio o para observar y jalear a los que lo están haciendo.

Una vez que el Gobierno de Ceuta ha tenido conocimiento de los hechos y de la difusión del vídeo por las redes sociales, tras ser grabado por un testigo de los hechos con el móvil, se ha remitido la grabación a la Policía Local para que trate de identificar a las personas que manipulan al animal y lo sacrifican en plena calle, en una práctica que incumple todas las medidas sanitarias y de bienestar animal. Cuando se logre identificar a los participantes se interpondrá la denuncia pertinente en los juzgados, previo conocimiento bien con Policía Nacional, Seprona o Guardia Civil.

La diputada de VOX por Ceuta, Teresa López, ha manifestado en su cuenta de Twitter la repulsa por esta salvaje expresión de “multiculturalismo” en las calles de Ceuta. Además, ha vuelto a criticar que el Gobierno local de PP haya autorizado la matanza de animales en domicilios particulares, una decisión que ha causado numerosos enfrentamientos en la Asamblea ceutí en el último mes, todo con el telón de fondo de la invasión migratoria que está sufriendo la Ciudad Autónoma.

Esta práctica, medieval y sangrienta, es común entre la comunidad islámica. Este año, el sacrificio, conocido como Eid Al Adha o Aid Al Adha, se podía realizar desde el 20 de julio, ampliándose a los tres días posteriores al mismo.  Sin embargo, esta salvaje matanza que hemos podido observar en el vídeo, no sólo incumple todas las medidas sanitarias y el bienestar animal que contempla nuestra legislación, sino que además no respeta, ni tan siquiera, los requisitos establecidos por la tradición islámica que explica que “siempre se debe causar el menor dolor al animal”. Eso sí, como podemos observar en la dantesca escena, han dejado que el animal expulse la sangre, como se recoge en las normas del sacrificio, todo para que la acción sea considerada halal y, por tanto, también lo sea la carne que resulte de esta. Sin embargo, a los matarifes musulmanes que han llevado a cabo la matanza, se les han pasado por alto los gemidos agonizantes del animal mientras se desangraba, aún con vida, en plena calle de Ceuta, por lo que ni tan siquiera han respetado lo que establece el rito musulmán.

Una vez más, el colectivo animalista guarda silencio ante esta escena de maltrato animal en plena calle, teniendo como testigos tanto a personas adultas como a menores. Esta actitud cómplice de los animalistas es más que común cuando la agresión al animal viene del colectivo musulmán, es más, no sería la primera vez que, no sólo no se denuncia dicho maltrato, sino que se contempla como una acción respetable enmarcada dentro de la cultura musulmana.

Así, en las redes sociales o páginas oficiales de entidades animalistas de relevancia como PACMA, Libera, o APDD podemos comprobar la ausencia publicaciones que denuncien de manera contundente este caso de maltrato animal en Ceuta. Ante la ausencia de denuncias mediáticas al respecto, La Gaceta de la Iberosfera ha contactado con PACMA, que hasta el momento desconocía el caso.

Por su parte, la Asociación Parlamentaria en Defensa de los Derechos de los Animales tampoco informa del suceso. La página oficial de la asociación recoge noticias sobre la reciente polémica generada por el ministro Garzón sobre el consumo de carne, o sobre el compromiso de la UE para eliminar las jaulas, pero ni rastro del sacrificio animal por cuestiones religiosas. Su coordinador Jesús Yuste, explica que “desconocía el caso», alegando que son «fechas complicadas para atender a la actualidad”, a pesar de ser la época del año en la que se realizan este tipo de sacrificios islámicos.

En resumen, los lobbies animalistas no denuncian con determinación, como sí lo hacen con la tauromaquia, este tipo de ritos religiosos de origen islámico. Ante casos como el de Ceuta, el silencio siempre es generalizado entre los colectivos que supuestamente velan por el interés de los animales.

Deja una respuesta