'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
La formación señala que entrarán 'con fuerza arrolladora' en las Cortes

VOX celebra la convocatoria de elecciones en Castilla y León: ‘La región necesita una alternativa patriótica y de sentido común’

El líder de VOX, Santiago Abascal, en rueda de prensa en el patio del Congreso. Europa Press

«Castilla y León necesita una alternativa patriótica y de sentido común que haga frente a las políticas progres de Mañueco». Ésta ha sido la reacción de VOX tras el anuncio del presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, de la disolución de las Cortes y la convocatoria de elecciones anticipadas en la comunidad autónoma para el 13 de febrero.

El secretario general de VOX y portavoz de la formación en el Ayuntamiento de Madrid, Javier Ortega Smith, ha vaticinado la «entrada con fuerza arrolladora» de su partido en las Cortes de Castilla y León y ha acusado al presidente de la Junta, el ‘popular’ Alfonso Fernández Mañueco, de ser un «testaferro de la izquierda».

Y se ha referido con esto a «la imposición de la ideología de género, a la imposición de la Agenda 2030, de todo lo que tiene que ver con el abandono del campo, con la imposición de la mentira mal llamada democrática, que es una desmemoria democrática que enfrenta a los españoles». «Son las políticas totalitarias de la izquierda en cuanto a las libertades», ha dicho.

Asimismo, confía en que las nuevas Cortes supongan un freno a hechos como que los jóvenes castellano y leoneses forman parte «de la región de Europa donde más universitarios tienen que abandonarla porque no encuentran futuro para su trabajo».

‘VOX está con la España que madruga’

«Este partido nació para estar con la España que madruga y no hay nadie que madrugue más que la España del campo, de la pesca. Ellos saben lo que es trabajar de verdad, pero el campo ha entrado en una espiral de abandono suicida por gobiernos de PP y PSOE», ha señalado.

Cree que ni a PP ni a PSOE les «interesa lo más mínimo el campo», como denota «el permanente ataque a sus productos, la presión de todas las comunidades y la carga fiscal y burocrática que lleva a agricultores y ganadores a ser prácticamente imposible sostener una explotación».

Ortega Smith ha señalado directamente al «suicidio de fronteras abiertas, donde se cuela la inmigración ilegal desaforada y sin sentido, los productos extranjeros de países terceros, a los que no se les exigen los mismos controles fitosanitarios y no tienen las mismas condiciones laborales, ni esa losa de burocracia encima de sus hombros».

«Se están cerrando explotaciones y el campo se va a quedar vacío. Entonces, ¿de qué van a vivir estos progres, qué van a comer? ¿Metal, las baterías eléctricas? El campo para nosotros es un activo preferente en nuestra política y vamos a rescatar el campo de España para que vuelva a ser una potencia agrícola, pesquera y ganadera», se ha comprometido.

En la diana ha puesto a los que ha denominado «ecolojetas», esos «que viven de este negocio de la imposición de la agenda globalista» porque «los conservacionistas, los naturalistas, los ecologistas de verdad son los ganaderos y agricultores, que no quieren que se muera el campo». En este grupo ha incluido a «los cazadores, que son los primeros ecologistas» porque duda que haya «alguien más interesado en que haya un equilibrio natural en los campos, en que no mueran especies por sobrepoblación».

«Estos ‘ecolojetas’ de salón que nos dicen lo que podemos comer, si se puede cazar o no, cuando son los primeros, como (el ministro Alberto) Garzón, que puso chuletón en su boda, que viajan en avión y cogen el coche, que no se bajan de su vida de lujo y progresía pija, que no tienen ni idea de la dureza del campo», ha concluido.

Noticias de España

.
Fondo newsletter