«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
CRÓNICAS DEL ATLÁNTICO NORTE

A vueltas con la familia tradicional

Pies de bebé. Pixabay

Hace ya muchos años que los medios progresistas cuentan sobre lo que dice la Iglesia lo que ellos querrían que la Iglesia dijera. En los últimos días hemos vivido un festival de desinformación, paradójicamente impulsado desde Roma, como si fueran nuevos en esto. Kayla Bartsch se ha tomado la molestia de profundizar en el asunto y separar la realidad de las ensoñaciones personales en National Review. «La Iglesia Católica no —y nunca podrá— tolerar el matrimonio entre personas del mismo sexo», a pesar de que «figuras destacadas de la izquierda católica aprovecharon la oportunidad para convertir el lenguaje ambiguo de Fiducia Supplicans en una campaña para apoyar el matrimonio entre personas del mismo sexo».

«A pesar de las proclamaciones de victoria provenientes de progresistas de todos los sectores religiosos», añade, «el documento explosivo fue en última instancia un petardo: el tipo de dispositivo pirotécnico utilizado por Hollywood para lograr un efecto incendiario particular pero que no inflige ningún daño real». «La sagrada unidad del matrimonio está divinamente ordenada como un presagio teológico de la unidad destinada del hombre con el Creador», escribe Bartsch, «el ser mismo del hombre y de la mujer fue creado para esta unión sacramental. Rechazar la postura de la Iglesia sobre el matrimonio es rechazar el sistema metafísico que subyace y permea la teología católica».

«La labor central de la iglesia es bendecir a cada persona humana y guiarla por senderos de rectitud. Fiducia Supplicans busca con rectitud defender ambas verdades, pero a veces enfatiza la primera mientras oscurece la segunda», concluye.

Rachel Alexander Cambre y Giana DePaul elaboran en The American Conservative una síntesis de una conferencia de Heritage Foundation sobre la crisis de masculinidad. «Las escuelas de educación han dejado aún más atrás a los niños«, añadió Christina Hoff Sommers, experta en la crisis, al capacitar principalmente a maestras mujeres en métodos educativos que son reacios a los niños, desde calificaciones basadas en el comportamiento y acortamiento del recreo hasta desalentar las aulas diferenciadas por sexos.

Tras reivindicar el creciente movimiento de Classical education, explican que “el énfasis de la educación clásica en las obras, sacrificios, descubrimientos, victorias y tragedias audaces y heroicas que han marcado el pasado, por el contrario, apela a las sensibilidades aventureras y orientadas a la acción de los niños. Al hacerlo, los planes de estudio clásicos pueden ayudar a revertir la disminución de la lectura entre los niños al presentarles textos e historias que celebran las virtudes varoniles”.

Mirando de nuevo a la tradición en medio de estas fechas navideñas, en una reflexión sobre el cine de Hallmark, Kate Lastowiecka se pregunta en The Federalist: «¿Cuál es la magia navideña que nos permite reconocer la inclinación innata hacia la vida familiar tradicional?». Y responde con una enriquecedora meditación sobre progreso y tradición: «Estados Unidos tiene una cultura de innovación que puede llevar a un desprecio por la tradición. La antigüedad no tiene lugar en la carrera por el progreso y nuestra vida personal lo refleja. En lugar de honrar los caminos pavimentados por generaciones anteriores a nosotros, nos apresuramos a desechar ideologías con la misma facilidad que viejas recetas familiares que ya no se adaptan a nuestra sensibilidad. No quiero decir que todo progreso sea malo, pero ciertamente la tradición se ve bajo una luz menos honorable cuando otras prioridades la superan constantemente».

En «El desafío de la Navidad», en First Things, Wilfred M. Mclay disecciona la tradición navideña, apoyado en la célebre obra de Dickens y otras referencias: «la Navidad es un precioso faro de luz que entra en un mundo de oscuridad, el mundo real que habitamos, cuando estamos dispuestos a ser conscientes de ello»; culmina con un mensaje de esperanza: «No se trata simplemente de que dejemos ir nuestros espíritus deprimidos y nuestros corazones poco generosos, y lancemos nuestros sombreros al aire con alegría y dejemos que nuestra generosidad se desborde en regalos y festines. Es la invasión de Dios a nuestro mundo, a menudo triste y disminuido».

TEMAS |
.
Fondo newsletter