«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
DEFIENDE QUE LOS PACTOS DE SÁNCHEZ SON «LEGÍTIMOS»

Armengol convierte la apertura de la legislatura en un mitin del PSOE: mantras ideológicos, ataques a VOX y defensa del Gobierno

La presidenta del Congreso de los Diputados, Francina Armengol. Europa Press

La presidenta del Congreso de los Diputados y tercera autoridad del Estado, Francina Armengol, fue la encargada este miércoles de realizar el discurso de apertura de las Cortes en la XV legislatura… y lo hizo con un discurso en el que incorporó sus mantras ideológicos, ataques a VOX y la defensa a ultranza del Gobierno.

Nada más comenzar, y como quedó también patente hace un mes en la jura de la Constitución de Su Alteza Real la Princesa de Asturias, Leonor de Borbón, la presidenta del Congreso utilizó su cargo —delante del Jefe de Estado, el rey Felipe VI— para realizar un mitin en favor de los intereses de Pedro Sánchez y el Partido Socialista al justificar sus pactos con los golpistas catalanes, los separatistas vascos y el brazo político de ETA.

De este modo, Armengol señaló que «la formación del nuevo Gobierno ha necesitado de tiempo, diálogo, negociación y toma de decisiones; la decisión de esta mayoría parlamentaria es legítima y emana de la voluntad de los ciudadanos ejercida el 23 de julio». «Distorsionar la realidad o cuestionar importantes valores democráticos, desde la opacidad de la disputa, sólo va a aumentar la desafección de la sociedad hacia las instituciones», añadió, en un mensaje dirigido a VOX, formación que lleva semanas denunciando el golpe del PSOE y que España está «ante un Ejecutivo ilegal».

Otro ataque velado contra la formación liderada por Santiago Abascal y sus aliados internacionales fue la referencia a las «democracias erosionadas por el empeño de algunos», en referencia a los gobiernos conservadores de Polonia y Hungría. En línea con lo anterior, Armengol hizo un paralelismo entre la situación descrita anteriormente con el fin de las democracias parlamentarias al recordar la situación en la Europa de 1941, donde este tipo de gobiernos eran la excepción y no la regla como ocurre actualmente. Después apeló a las palabras del expresidente del Congreso Manuel Marín en defensa de la Constitución con el objetivo de erigir al Gobierno como garante de la misma y de azuzar a la oposición a la que indirectamente acusó de degradar la democracia.

Posteriormente, la presidenta de las Cortes se dedicó a sacar pecho por los supuestos logros del Gobierno al referirse a España como «un país que crece económicamente y que tiene más personas que nunca trabajando», obviando que es el país que tiene las tasas de paro (y de paro juvenil) más altas de toda la Unión Europea.

Además, Armengol arremetió contra Israel y defendió a Palestina al utilizar un fragmento de las declaraciones del secretario general de las Naciones Unidas en el que decía que «ninguna parte en conflicto armado está por encima del derecho internacional humanitario» para amparar la actuación de Pedro Sánchez en su viaje a Oriente Próximo, por la que recibió la felicitación de los terroristas de Hamás.

Y habló de la aprobación de «medidas históricas» por parte del Parlamento, entre las que citó la ley del aborto, la ley de eutanasia y la ley de cambio climático y transición energética, obviando que estas leyes generan un rechazo en buena parte de la sociedad española, antes de defender la reforma del Reglamento del Congreso para que se pueda intervenir en las lenguas regionales, una exigencia de los partidos separatistas para que la izquierda tenga la mayoría en la Mesa de la cámara.

Finalmente, Francina Armengol terminó su discurso con los mantras ideológicos del «cambio climático» y la «violencia machista», mencionando a las mujeres víctimas de sus parejas o exparejas y olvidando al resto de víctimas en el ámbito doméstico.

+ en
.
Fondo newsletter