Cruces con bandera española en la residencia de Waterloo de Puigdemont

Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Continúa la guerra de los lazos en el affaire catalán. Mientras el separatismo exige perseguir a quienes quitan los lazos amarillos… alguien le planta a Puigdemont unas cruces decoradas con la bandera de España.


En Twitter hay que se refiere a las imágenes como el vídeo del verano. Muestra a un hombre que, bajo el solemne himno nacional [nacional de España, queremos decir], coloca tres cruces decoradas con banderas de España ante la residencia del prófugo Carles Puigdemont.


La acción se produce en plena guerra de lazos, con el separatismo llenando los espacios públicos de propaganada independentista y con los no separatistas tratando de recuperar la neutralidad de esos espacios comunes con acciones de limpieza y recogida de lazos y otros símbolos antiespañoles.
Mientras el nada neutral Gobierno de Torra amenazaba con multas a quien quitara lazos y mientras los Mossos dedican su tiempo a identificar a las patrullas de ‘limpieza’, la fiscal general del Estado, María José Segarra, aseguraba no apreciar “delito alguno ni en quitar ni en poner” símbolos en la vía pública, porque es algo que “forma parte de la libertad de expresión”.
¿Retirará alguien las cruces que adornan la residencia de Puigdemont o se respetará, en este caso, el legítimo ejercicio de expresión ciuadadana?

Deja una respuesta