«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Un exdiputado del PSC 'pide controlar el territorio con el uso de la fuerza'

El exdiputado del PSC Germà Bel defiende el uso de la fuerza para controlar el territorio e ‘imponer un Estado’.

El exdiputado del PSC Germà Bel cree que «un Estado es un entramado de instituciones que impone leyes sobre unas personas en un territorio haciendo uso de la fuerza». Así lo ha manifestado en una entrevista en el digital Vilaweb.

Preguntado por si tras el 21-D el nuevo Govern debería desplegar la Ley de Transitoriedad y el resto de leyes de “desconexión”, Germà Bel ha asegurado que espera que “hayamos aprendido que una mayoría democrática no es suficiente para imponer un Estado. Para hacerlo necesitas controlar el territorio sobre el cual impone las leyes (…) Controlar el territorio e imponer leyes no es una cuestión del 50%+1. Eso te da la legitimidad para ponerlo en marcha, pero para hacerlo efectivo necesitas utilizar la fuerza, si hace falta, y, sobre todo, estar en condiciones de evitar que nadie más la pueda utilizar en tu territorio».

«Es muy importante que entendamos eso, que un Estado es un entramado de instituciones que impone leyes sobre unas personas en un territorio haciendo uso de la fuerza”, ha recalcado este economista, que fue cabeza de lista de por Junts pel Sí  por Tarragona en las elecciones de septiembre de 2015.

Germà Bel estuvo afiliado al PSC, por el que fue diputado en el Congreso por Barcelona. Entre 2005 y 2015 formó parte del Consejo Asesor de Endesa y desde 2013 es miembro del Consejo Asesor para la Transición Nacional. 
Germà Bel es uno de los referentes intelectuales de independentismo catalán. Es doctor en Economía por la Universidad de Barcelona, ha sido catedrático de Economía Aplicada en la misma Universidad y es autor de algunas obras de referencia para el mundo independentista. La principal de ellas es España, capital París, donde el autor denuncia un supuesto trato del Estado tan desfavorable hacia Cataluña como favorable a Madrid.
Este pasado octubre estuvo en la picota por llamar animales a la Policía y la Guardia Civil. Cuando se enteró de que en algunos hoteles habían expulsado a policías nacionales y guardias civiles publicó en Twitter que “tienen reservado derecho de admisión, y no suelen aceptar animales».


Este sujeto describe a España como un país “de nacionalismo militante” al que “le da igual que la gente sea pobre”. Un Estado “en quiebra institucional” que hará “prácticamente todo” para evitar su ruptura territorial.
Alguna publicidad valiente y la ayuda desinteresada de muchos lectores como tú han hecho posible esta noticia. Conoces nuestra línea editorial, a contracorriente de la ideología dominante y desacomplejadamente comprometida con la dignidad humana, la unidad de España y la identidad de Europa. No es fácil ni es barato sostener un medio de comunicación que beba de estos postulados, siempre contra los más poderosos. Por eso te pedimos que nos ayudes con una aportación, que formes parte de nuestro proyecto, que ayudes a que sigamos incordiando al Poder. Puedes hacerlo de varias maneras, infórmate aquí.

Rajoy: 'Estamos mucho mejor tras el 155 porque todos han cumplido su deber'


 

TEMAS |
+ en
.
Fondo newsletter