«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
De ejercer la prostitución a convertirse en un icono de su abolición

Sindy Takanashi: ¿Feminismo o despecho?

Sindy Takanashi y Dario Eme Hache. Europa Press

Hay días que escuchar a Irene Montero, Ángela Rodríguez o Ione Belarra puede despertar el interés del ciudadano en la vida amorosa de las ministras. En concreto en la figura del «ex», porque una legislación basada en el despecho y el odio a la figura masculina sólo puede tener detrás una gran historia de desamor. Según la ministra de Igualdad, «los hombres dan alcohol a las mujeres para aprovecharse»; para la secretaria de Estado, «todos los hombres son machistas» y la ministra de derechos sociales culpa a los hombres en general y al machismo en particular de provocar, incluso, la guerra en Ucrania.

Las feministas radicales dentro y fuera del gobierno, no se conforman con atacar a sus exnovios, también se han concedido la licencia de criticar a los de las demás. Es el caso de la influencer feminista Sindy Takanashi, que en muy poco tiempo ha pasado de ejercer la prostitución a convertirse en un icono de su abolición, de hacerle las uñas a Blanca Suárez a ser referente feminista con un pódcast por el que han pasado entre otros, Irene Montero y que ahora vuelve a protagonizar titulares por su guerra abierta con Risto Mejide.

Tras un episodio del programa Viajando con Chéster en el que Risto habla de las relaciones sentimentales en las que sus protagonistas tienen una diferencia de edad considerable, como era lógico, el presentador contó su experiencia con su exmujer Laura Escanes, 20 años más joven que él. 

Horas más tarde, Sindy Takanashi publicaba un vídeo en sus redes sociales con casi medio millón de seguidores asegurando que el presentador tenía un patrón claro, por el cual llevaba la última década en relaciones con chicas mucho más jóvenes que él y denunciaba el abuso de poder que Risto ejercía en sus parejas, junto con el afán enfermizo de admiración que estaba detrás de todas sus relaciones. 

Takanashi contaba con información personal y privilegiada de la pareja porque es una de las mejores amigas de Laura Escanes, por lo que llegó a formar parte del círculo más cercano de la pareja. Esto para Risto y sus seguidores debe considerarse una traición, un abuso de confianza.

La influencer feminista, llegó también a señalar a un grupo de periodistas por supuestamente trabajar durante cinco meses para esconder la noticia de la nueva relación de Risto Mejide mientras que publicaban todos los detalles de la nueva pareja de Laura Escanes. Según la influencer con la intención de centrar las críticas en redes sociales en ella. Laura Escanes nunca ha hablado de esto, de hecho siempre ha parecido existir una buena relación entre la pareja que se felicita públicamente en fechas señaladas y presume de tener una dinámica familiar muy positiva por el bien de la hija de tres años que tienen en común. 

Esta polémica que acabó, como casi todo lo que hace Sindy Takanashi, siendo viral, la llevó a desaparecer de Twitter para evitar recibir críticas, pero no es la primera vez que defender ciegamente a una amiga, la lleva a aislarse para evitar escuchar las voces que se alzan en su contra. Hace meses en una entrevista a Jedet en otro podcast de Sindy Takanashi bautizado como Las Uñas, la actriz y activista trans del colectivo LGTBQ expresó su descontento con la ley trans y con la gestión de Podemos en concreto y fue tachada por mucho, entre ellos la misma presentadora, de «tránsfoba» y «transexcluyente» por sus palabras. Takanashi no iba a permitir que nadie hablase mal de Podemos, teniendo ya entre manos el estreno de Queridas Hermanas, su más reciente formato, con Irene Montero entre sus invitados principales. Jedet asegura que fue tal el acoso que recibió en redes, que acabo con tratamiento psicológico y jurando no participar jamás en nada que tuviera que ver con Sindy Takanashi. 

+ en
.
Fondo newsletter