«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
pide que 2024 sea el año de la «remigración»

Alternativa para Alemania promete «deportaciones masivas» de inmigrantes mientras se dispara en las encuestas

Logo de Alternativa para Alemania (AfD). DPA

A estas alturas, la situación provocada por la inmigración masiva en Alemania es tan desesperada que casi todos los partidos tienen la misma idea en la cabeza: hay que deportar, y hay que deportar masivamente. La gran diferencia es que los partidos del sistema, los que forman parte de la coalición de gobierno, no se atreven a reconocerlo, mientras que los soberanistas de Alternativa para Alemania (AfD), que suben como la espuma gracias, en parte, a esa claridad, lo dicen abiertamente.

La línea oficial sigue siendo que «la diversidad es nuestra fuerza» y que pronunciar la palabra ‘deportación’ es directamente fascista. Los medios de comunicación del establishment progresista llevan años desvelando que AfD tiene un siniestro plan secreto de deportación, pero René Springer, figura ascendente del partido soberanista, dice que el plan no es ningún secreto y promete deportar a millones de personas si llegan al poder.

«Devolveremos a los extranjeros a su patria. Por millones», escribe Springer en la red social X (antes Twitter). «No es un plan secreto. Esto es una promesa. Para garantizar la seguridad. Por justicia. Para preservar nuestra identidad. Por Alemania», añade.

La AfD lleva tiempo defendiendo su política de «remigración», centrándose principalmente en los inmigrantes condenados a los que el gobierno no tiene medios legales para expulsar. Pero las ambiciones de Springer van más allá, y propone hacer frente a los cientos de miles de extranjeros que están ilegalmente en el país.

En un comunicado a principios de esta semana, AfD detalló una larga lista de delitos cometidos por inmigrantes durante las celebraciones de Año Nuevo, incluido el caso de tres inmigrantes que dejaron inconsciente a un médico en un vídeo en un hospital de Berlín, un somalí de 20 años que golpeó a una mujer con un extintor en un tren cerca de Schwetzingen y un migrante ucraniano golpeando con una botella a un hombre de 46 años en Bad Lippspringe.

«Así es la vida diaria en la ‘república de colores’. Estas condiciones cotidianas son impactantes y dejan claro que 2024 debe ser el año de la remigración. Quien destroza restaurantes y estaciones de tren, ataca a médicos o provoca disturbios en los trenes no tiene lugar aquí y debe ser deportado inmediatamente. Por fin hay que tomar medidas», escribió la AfD en su comunicado.

El mensaje de Springer sobre la deportación llega en un momento en que la AfD acaba de alcanzar un récord del 24% en intención de voto en una nueva encuesta nacional de YouGov, algo que hace sólo un año hubiera parecido inimaginable.

+ en
.
Fondo newsletter