«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
MIENTRAS CADA VEZ MÁS INMIGRANTES SE OPONEN A LAS POLÍTICAS MIGRATORIAS

Berlín gastará medio millón de euros en dos monumentos a los inmigrantes

Inmigrantes en Alemania. Europa Press

La brutal encrucijada energética en que se encuentra Alemania ha dejado al país a la cuarta pregunta, con la recesión en ciernes y contemplando la destrucción de buena parte de su estructura industrial, orgullo de la UE. Pero, por mal que vayan las cosas, siempre hay dinero para lo importante: el Gobierno de Berlín, encabezado por la coalición de izquierda conservadora entre los democristianos de la CDU y los socialdemócratas del SPD, planea gastar medio millón de euros para construir dos monumentos para los inmigrantes.

«Es un buen momento para esta iniciativa», ha asegurado el diputado del SPD de origen turco Sevim Aydin a la agencia de prensa dpa. «La gente necesitaba trabajadores en aquel entonces y por eso trajeron Gästarbeiter (‘trabajadores invitados’, literalmente)».

Se refiere Aydin a esa era del milagro económico alemán de postguerra en que el desarrollo industrial del país crecía tan deprisa que no le daba abasto con su mano de obra propia, e inició una política de incentivación de la inmigración. De España llegaron bastantes trabajadores, que en su mayoría volvió luego a su patria, pero el principal contingente fue entonces el turco, que permaneció en el país.

Para Aydin, los monumentos, uno de los cuales estará dedicado a los inmigrantes mayoritariamente turcos de los sesenta, son relevantes para el debate actual sobre la inmigración y la necesidad de mano de obra en Alemania. El otro monumento estará dedicado a los trabajadores subcontratados extranjeros de Alemania del Este.

Los monumentos, previstos para el doble presupuesto 2024/2025, llegan en un momento en el que las encuestas muestran que una clara mayoría de alemanes dice que los inmigrantes traen más desventajas que ventajas y desean detener la inmigración masiva.

Además, los «trabajadores invitados» de Turquía, tan elogiados por la clase política, en realidad han constituido también un problema importante para Alemania. Se suponía que venía a trabajar e irse, no a quedarse, que es lo que hicieron muchos. Ahora se les considera los inmigrantes peor integrados a pesar de su larga trayectoria en el país, según un informe del Instituto de Población con sede en Berlín. y Desarrollo.

+ en
.
Fondo newsletter