«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
QUIERE UNOS COMICIOS A SU MEDIDA

AMLO impulsa una reforma para eliminar la independencia del Instituto Electoral de México

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. Europa Press

Para nadie es un secreto que el presidente que está imponiendo el socialismo blando en México, Andrés Manuel López Obrador, no es un demócrata sino un líder autoritario que rechaza todo lo que no se ajusta a su conveniencia acusándolo de “conservador”.

Ya tiene “tripulada” penosamente a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), que debería ser un baluarte de autonomía, pero que se ha sujetado a la ideología totalmente socialista y del supremacismo  progresista, al gusto de AMLO.

La separación de poderes cada vez es más pálida, empezando porque ambas cámaras del Parlamento están controladas por el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena, el partido fundado por AMLO y que es parte del Foro de Sao Paulo), y el Poder Judicial es un auténtico hervidero de progresismo, al grado que Planned Parenthood se queda corto ante sus ministros “progres” que, dicho sea de paso, ahora buscan prohibir los “nacimientos” -pesebres- católicos en todo espacio público. En protesta el movimiento cristero fue a ponerles un nacimiento a las puertas de la Suprema Corte.

Así las cosas, la verdad es que el instituto que más sudor y sangre le costó a los mexicanos para que tuviera autonomía real, y no fuera un títere del presidente en turno y de su partido, es el Instituto Nacional Electoral (INE, y antes IFE, por Instituto Federal Electoral).

Sin un INE autónomo coinciden todas las voces que hoy lo defienden (opositores de derecha y hasta de izquierda, incluyendo los orgánicos de sexenios previos y los muy cercanos al Partido Demócrata de los Estados Unidos), la democracia liberal mexicana quedaría en serio peligro de extinción. Así que este es el último bastión que no tiene AMLO bajo su sopor zurdo.

La cosa es que el presidente socialista de México ha vuelto a amenazar con hacer una reforma total, con miras a sacar a los “malos consejeros” quienes, según su criterio no son autónomos, sino sirvientes de los partidos y del “conservadurismo” y de previos regímenes neoliberales.

Pero tal advertencia ha causado enorme revuelo, conscientes todos de que si se pierde el INE se esfuma la posibilidad de una entidad gubernamental independiente que sea un árbitro justo y no vendido al poder. Por ello se está llamando a una marcha para este 13 de noviembre, bajo el lema de “El INE no se toca”, teniendo este clamor buena respuesta mediática a nivel nacional y cierto eco en redes sociales.

Lo malo es que algunos de los que han llamado a asistir a tal marcha, y que se creen de derecha, están hoy como borrachos de felicidad ante el triunfo de Lula da Silva en Brasil, y celebran que Bolsonaro haya perdido, porque “es un Trump brasileño”.

Dudoso es, entonces, que estos “intelectuales” conocidos, puedan de verdad oponerse a AMLO y a Morena, cuando en la praxis coinciden en el amor al fundador del Foro de Sao Paulo. Por eso México está tan en crisis: esa “oposición” no sirve para nada.

AMLO ve con buenos ojos el voto electrónico

Pero vamos por partes. AMLO dijo, muy contento porque ganó Lula, la mañana de este lunes 31 de octubre que “ahora que se está discutiendo lo de la reforma electoral”, que “vaya una comisión de legisladores a Brasil a ver cómo es el sistema.

Se refería al voto electrónico, ese que ha sido tan profusamente criticado por las derechas de ser manipulado por la izquierdas para ganar elecciones de forma fraudulenta en diversos países del mundo.

Dijo AMLO: “El voto electrónico… funciona, hay que copiar lo bueno. Y estoy seguro que cuesta menos, que no es tanto gasto. Y como se está ahora discutiendo sobre la reforma electoral ayudaría mucho un sistema así, seguro, imparcial, eficiente, rápido”.

Por su parte la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), emitió un comunicado sobre la reforma electoral. Primero, los obispos ahí agrupados expresaron un “amplio reconocimiento a la importante labor que realizan en la vida democrática de nuestro país, el Instituto Nacional Electoral (INE) y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF)”.

Al INE lo calificaron como una “institución ciudadana que ha madurado gracias a su autonomía de los poderes políticos y, en estrecha relación con la ciudadanía y la pluralidad de los partidos políticos”.

“El INE tiene una gran aceptación en la ciudadanía, siendo una de las Instituciones más confiables para los mexicanos, pues ha forjado la cultura de la identificación oficial con la famosa credencial de elector, ha motivado la participación y organización de los ciudadanos para ser los garantes de la imparcialidad y legalidad electoral, ha fiscalizado las contiendas electorales, ha impulsado condiciones de equidad en las contiendas y ha dado solución, en el marco de la Ley, a las inconformidades y controversias, a través del Poder Judicial Electoral. El INE goza de un merecido reconocimiento internacional, siendo un ejemplo a seguir en muchos otros países”, afirma la CEM.

Luego expresaron su “franca preocupación, al igual que muchos ciudadanos e instituciones de la sociedad civil -y de los mismas organizaciones políticas-, por el impulso que se da a una Reforma Constitucional en materia Electoral, por iniciativa del Ejecutivo Federal, que está en proceso en la Cámara de Diputados y que, por su orientación y motivos, es claramente regresiva, más aún, constituye un agravio a la vida democrática del país, reforma destinada a afectar la representación y el equilibrio de las minorías y mayorías, llevando el control de los comicios hacia el ámbito del gobierno federal centralista, afectando su gestión presupuestal, eliminando su autonomía ciudadana y su imparcialidad partidista”.

Y ojo con lo que sigue: “Ningún ciudadano y menos los gobernantes que juraron guardar y hacer guardar la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos, tienen derecho a impulsar reformas que eliminen o comprometan la fortaleza de las Instituciones que son el soporte del Estado Mexicano, como es el caso del INE y del TEPJF. La sola pretensión de hacerlo pone en entredicho la calidad moral de quienes la impulsan”, dice la CEM, para finalizar con un exhorto “al Poder Ejecutivo y Legislativo a que asuman su responsabilidad con la historia y con las futuras generaciones, haciendo a un lado intereses ideológicos particulares e inapropiados para el bien común, en un Estado de Derecho Democrático como es México”. Cierran su comunicado advirtiendo que no se debe poner en riesgo la estabilidad y gobernabilidad democrática del país.

El panista Santiago Creel, también presidente de la Cámara de Diputados, posteó un video en el que explica que el gobierno está intentando algo así como tener al “arbitro” del partido de futbol con la camiseta puesta de un equipo, lo que acaba con toda neutralidad electoral.

“El Presidente y MORENA proponen una reforma electoral tramposa. Nuevamente con engaños, dicen una cosa y hacen otra. Te explico en este video. NO a la #ReformaElectoral #ELINENOSETOCA”, posteó.

Creel dice en su video: “Si quiere una reforma electoral que cuide la democracia, hay que empezar por lo urgente: discutamos los candados necesarios, para que los narcos, ya no pongan a los candidatos. Y que el dinero sucio ya no esté en las campañas. No hay tema que urja que se discuta más que eso, te pido que hagamos equipo para que no nos roben la democracia”, propone.

Ricardo Anaya, desde la lejanía del exilio obligado ante la posibilidad de captura injustificada que huele a venganza por parte del Gobierno, también abordó el tema.

“Si López Obrador acaba con el INE y toma el control de las elecciones, será el principio del fin. Defender al INE es defender tu derecho a decidir a quién quitas y a quién pones en el gobierno. Más allá de partidos, hoy tenemos que hacer lo que es mejor para México. #ElINENoSeToca”, dijo en su cuenta de twitter, atribuyendo la embestida de AMLO a que tiene miedo de perder las elecciones de 2024.

El presidente del INE, Lorenzo Córdova, no se ha quedado cruzado de brazos. Calificó a la CNDH como un órgano «capturado políticamente», y aseguró que eso mismo se pretende hacer con el instituto que él preside.

«La reforma electoral no siempre es un mecanismo para mejorar lo que se tiene, puede también ser un mecanismo para regresión antidemocrática«, declaró Córdova. “La reforma electoral que promueve el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador no pretende mejorar el sistema democrático, sino propiciar «la captura» del organismo, como ya ha ocurrido con la Comisión Nacional de Derechos Humanos”.

AMLO, por su parte, calificó de “cretino” a uno de los convocantes a la marcha del 13 de noviembre en defensa del INE. Su enemistad con este personaje, Claudio X González, data de tiempo atrás.

“El presidente López Obrador dijo que la manifestación será seguida por quienes se consideran “fifís y hay cierto aspiracionismo en algunos sectores de clase media”, recoge la revista Proceso. Y se añade en la nota del viernes 28 de octubre más apreciaciones de AMLO:

“Según él se va a destruir el INE. ¿De cuándo acá resulta demócrata?, si él y el papá participaron en el fraude electoral de 2006 y en todos los fraudes, pero son muy cínicos, cretinos, y ¿saben cuál es el peor de los males? Que hay todavía mucha gente que les cree”, se burló AMLO.

La oposición izquierdista a AMLO

Claudio X González, quien se autodefine en su biografía de twitter así: “demócrata, liberal y de centro-progresista. Todos los derechos para todxs. Por la dignidad de cada persona”, había posteado el 27 de octubre:

“Si amas la democracia, la libertad y a las instituciones, no puedes faltar: El domingo 13 de noviembre, MARCHA POR LA DEMOCRACIA, #ElINENoSeToca – 10:30 am, Ángel de la Independencia a Hemiciclo a Juárez. ¡Es ahora o nunca!”.

También había publicado esto:

Morena quiere destruir/debilitar al INE porque sabe que en una contienda verdaderamente democrática no podría volver a ganar la presidencia. Temen el voto de castigo, que será masivo, y el voto de quienes desean cambio, que será masivo. Quieren ganar por la mala. #YoDefiendoAlINE».

Sólo que este mismo personaje, cercano a cierto sector del Partido Acción Nacional (PAN), y a otro del PRI, también expresó en twitter el 30 de octubre, día de la elección en Brasil:

“Muchas veces la política te obliga a elegir entre lo malo y lo peor. Ese es el caso de Brasil. Qué bueno que ganó Lula (lo malo) y no Bolsonaro (lo peor). Como siempre, mis mejores deseos para Brasil y los brasileños”.

Otro “archiadversario” de AMLO, el escritor Enrique Krauze, quien es visto como de “derecha”, resulta que celebró lo mismo que AMLO, el éxito electoral del Foro de Sao Paulo y su ex presidiario consentido:

“Celebro el triunfo de Lula sobre Bolsonaro. Lula -líder sindical, sensato en la economía, demócrata en política- representa a la izquierda no populista. Bolsonaro es el Trump brasileño”.

Y luego dejó entrever un sueño de opio:

“Ojalá Lula invierta su triunfo y autoridad en deslindarse de la dictadura cubana, nicaragüense y venezolana”.

En resumen, con tales opositores más lulistas que Lula, la oposición en México está a la deriva. Puros cercanos al Partido Demócrata. Puros woke. Puros progres.

TEMAS |
.
Fondo newsletter