'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Deutsche Bank: El 'populismo' está en los niveles más altos desde la IIGM

La presidente del Frente Nacional, Marine Le Pen

Si todavía no es ilegal disentir y escapar del gallinero que quiere hacer a Putin responsable de todas las elecciones que no salgan al gusto de la élite globalista, conviene decir que, lejos de ser una sorpresa inconcebible, los resultados de las elecciones italianas no solo eran perfectamente previsibles, sino que lo es el crecimiento de lo que es habitual en prensa llamar ‘voto populista’ en Europa.

Esa es, al menos, la tendencia observable, y también la opinión de Deutsche Bank, cuyo analista Jim Reid asegura que el ‘populismo’ ha alcanzado su nivel electoral más alto desde la Segunda Guerra Mundial.
En referencia a Italia, Reed recuerda que «es difícil ignorar el hecho de que el resultado general fue otro resonante voto para el populismo. De hecho, más de la mitad de los votos emitidos fueron a parar a algún partido populista, incluyendo, naturalmente, el partido con el mayor porcentaje, el Movimiento Cinco Estrellas- y un posible ‘hacedor de reyes’ en las próximas negociaciones para formar gobierno, la Liga Norte».
Si no fuera inverosímil por razones varias de política interna, una alianza de los dos principales partidos ‘populistas’ no necesitaría de ninguna otra formación para gobernar con mayoría absoluta en la cámara. Es decir, que del sorprendente ‘Brexit’ a lo de Italia, pasando por la victoria de Trump o la caída en urnas de Merkel y la presencia en segunda vuelta de Le Pen, todo forma parte de un mismo fenómeno que se niega a desaparecer, al contrario.
En suma, el Índice de Populismo que elabora el propio banco muestra que este fenómeno no había alcanzado una cota igual desde antes de la Segunda Guerra Mundial. No va a ser Putin, al final.
El apoyo al populismo está en fase explosiva, concluye Reid, y eso sin tener en cuenta una posible victoria en Gran Bretaña de Jeremy Corbyn, ya que los laboristas están considerados como un partido ‘convencional’, a pesar de que «se podría defender sin duda que algunas de sus posturas más radicales son de naturaleza populista»; de incluirse, el auge del populismo en Europa eclipsaría incluso al de la Europa de Entreguerras.
Para los mercados financieros, esta tendencia, este no saber en manos de quiénes van a estar los principales países europeos en los próximos años o qué políticas económicas van a aprobar, introduce un importante factor de incertidumbre y representa, reconoce Reid, la mayor amenaza «al orden mundial globalista posterior a los años ochenta» del pasado siglo.
Leer más…

Hungría le 'lee la cartilla' al alto comisionado para los DDHH de la ONU

TEMAS |
+ en

Noticias de España

.
Fondo newsletter