«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

(Ahora) Hay acuerdo

Los mismos que irresponsablemente entonaron el welcome refugees dicen ahora que lo que hay que hacer es lo que marca la ley y lo que reclaman desde hace tiempo líderes de la Europa del Este

Reunión de la cumbre europea para tratar la cuestión migratoria. Los líderes de la UE alcanzan de madrugada -cuánto gusta a nuestros representantes eso de alcanzar acuerdos a horas intempestivas- un acuerdo para crear de forma voluntaria en los Estados miembros centros “controlados” para separar a los refugiados -con derecho a permanecer en los Veintiocho- de los inmigrantes económicos, que serían devueltos a sus países de origen.
¿Y esto qué quiere decir? Pues que los señores de la UE, después de primero, abrir las puertas de Europa con el welcome refugees de Merkel; segundo, crear el falso escenario de acogida universal, de trabajo y techo para todos y, tercero, poner en peligro de forma irresponsable vidas humanas a uno y otro lado del Mediterráneo… que esos mismos señores dicen ahora que lo que hay que hacer es lo que marca la ley y lo que reclaman desde hace tiempo líderes de la Europa del Este como, por ejemplo, Victor Orbán. A saber: distinguir a personas refugiadas -las que huyen exclusivamente de un conflicto armado o de una situación política que pone en riesgo su vida en su país de origen y que buscan refugio en el primer país seguro que exista- de inmigrantes económicos. Que son, estos últimos, los que marchan de su país en busca de un futuro mejor, alejado de la miseria y la pobreza instalada en sus patrias. Que son quienes, despertando un enorme sentimiento de empatía por toda persona de buen corazón, no pueden siempre, por una mera cuestión de recursos materiales y de orden en las fronteras, entrar siempre en el país al que desean acceder.
¿Que el mundo sería un lugar mucho mejor si no hubiera países empobrecidos? Sí. ¿Que ojalá todos pudieran tener una vida digna en sus países de origen en lugar de verse obligados a salir de ellos? Sí. ¿Que Europa debe socorrer en el mar a todos los seres humanos que se hallen en peligro? Por supuesto. Pero que hay que luchar contra las mafias que, con la indirecta pero esencial ayuda de los barcos de rescate, operan en el Mediterráneo, también. Y que Europa no puede, por mucho que lo intente, acoger con dignidad a todos cuantos quieren traspasar sus fronteras, también. Y que el cinismo que demuestran los políticos que en el telediario entonan el ‘papeles para todos’ para, en nocturnas cumbres decir ‘centros controlados para distinguir entre irregulares y refugiados’ es evidente, eso también.
Este es el acuerdo de los 28. Esto es lo que dice hoy Bruselas más allá de los eslóganes de telediario: “En el territorio de la UE, quienes son salvados (del mar), de acuerdo con el Derecho Internacional, deben ser atendidos, sobre la base de un esfuerzo conjunto, mediante su traspaso a centros controlados establecidos en Estados miembros, solo de forma voluntaria, donde un procesamiento rápido y seguro permitiría, con total apoyo de la UE, distinguir entre irregulares y refugiados”.
Todavía en el terreno internacional, les contamos que ya hay fecha para otra cumbre que acaparará titulares: Estados Unidos-Rusia o, lo que es lo mismo ahora mismo: Donald Trump-Vladimir Putin. La importancia de esta cumbre la resume Carlos Esteban en su tema de portada: “El gran riesgo, paradojas de nuestro tiempo, no es que la cumbre salga mal, sino que salga bien. Demasiado bien. Sobre todo después de la última cumbre de la OTAN, que fue tirando a desastrosa. La agenda está abierta y es buscadamente vaga, algo que también preocupa a los aliados. Trump, empresario por oficio y currículum, valora mucho los encuentros personales, la ‘química’, y por lo que hemos visto hasta ahora no sería extraño que la hubiera entre ambos líderes”.
Vamos al panorama nacional. Lo resumiremos con un breve ‘dime con quién andas y te diré quién eres’. Un repaso a las primeras reuniones de Pedro Sánchez: el nacionalist Iñigo Urkullu; el globalista anticristiano George Soros; el comunista Pablo Iglesias y, en un futuro no muy lejano, el separatista Joaquim Torra. Escalofrío.

TEMAS |
.
Fondo newsletter