«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
destinará más de 26 millones de euros en ayudas a Cuba

AMLO regala dinero a la tiranía cubana y continúa en su aspiración de convertirse en un líder regional

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. Europa Press

Sin que jamás los mexicanos hayamos votado para autorizar que nuestros impuestos vayan a parar a gobiernos socialistas extranjeros, la administración de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) se atreverá a financiar programas sociales, pero no en México, sino en Cuba, donde desde 1959 reina una dictadura que ha sumergido en la miseria a la población.

Ambos países se han puesto de acuerdo para poner en marcha programas que “contrarresten” la baja productividad en la tierra azotada por el castrismo. De acuerdo con declaraciones de Laura Elena Carrillo, titular de Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Amexcid), el gobierno de AMLO destinaría unos 30 millones de dólares (más de 26 millones de euros) para Cuba en programas sociales durante 2022.

Los fondos financiarán temas como el desarrollo social y el económico, así como el cuidado del medio ambiente en zonas rurales isleñas. Todo esto, acorde con el “desarrollo rural y el fortalecimiento de las capacidades locales”, según refiere la Carta de Intención en Materia de Cooperación Bilateral establecida entre el gobierno de México y el de Cuba.

Los personajes que firmaron este acuerdo el pasado 22 de diciembre de 2021, fueron, por el lado de México, Laura Elena Carrillo Cubillas de Amexcid, y por el lado de Cuba, su embajador en México, Marcos Rodríguez Costa.  Carrillo Cubillas, se reunió este 3 de febrero de 2022 con el embajador cubano en México, Marcos Rodríguez, y tuiteó que “la relación entre ambos países pasa por el mejor momento en el campo de la cooperación internacional”.

Mónica Pérez Egüis, Directora General en Amexcid, se ha mostrado orgullosa a través de sus redes sociales, de que los campesinos productores salvadoreños, gracias al programa mexicano de exportación “Sembrando Vida”, han podido “diversificar sus cultivos tradicionales, para generar seguridad alimentaria y lograr comercializar los excedentes de sus cultivos”.

El gobierno de López Obrador continúa, además, construyendo su liderazgo latinoamericano, donde ha conformado un bloque de gobiernos rojos, sobre todo a partir del Grupo de Puebla y de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC).

Una de las estrategias que ha puesto en marcha, es el financiamiento de programas sociales que le han funcionado en México –para conquistar la simpatía de ciertos sectores, no sin miras electoreras– como “Sembrando Vida” y “Jóvenes Construyendo El Futuro”, pero ahora exportándolos también a Haití, supuestamente para buscar paliar la migración de nacionales de tal país hacia Estados Unidos.

El hiperactivo canciller mexicano, Marcelo Ebrard –en mucho el cerebro detrás de la construcción del liderazgo de AMLO a nivel continental entre los hispanos-, está al frente de la Secretaría de Relaciones Exteriores, de donde saldrán los recursos monetarios para entregarse a los programas sociales, que incluyen asimismo a Honduras y El Salvador.

La entrega de dineros a países vecinos es una de las líneas de AMLO según su Plan de Desarrollo Integral, que busca activar el desarrollo y bienestar en el llamado Triángulo Norte de Centroamérica. Guatemala, El Salvador y Honduras, así, serán parte del asistencialismo social tan característico del socialismo blando de la “cuarta transformación” del mandatario mexicano.

Según informa Forbes, el llamado Fondo México (Fondo Infraestructura para Países de Mesoamérica y el Caribe) se propone donar dinero y financiar proyectos diversos, en los renglones de “energía, transporte, telecomunicaciones, facilitación comercial, seguridad alimentaria, medio ambiente, vivienda y salud”. Es a través del Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomext) que son administrados los dineros del Fondo México, que son transferidos a la Amexcid, para su distribución en Centroamérica y El Caribe.

Marcelo Ebrard ha declarado que el Fondo México “está previsto para acciones en Centroamérica; entonces no va a desatender absolutamente nada, esos 2 mil millones son para eso. Lo único que vamos a hacer es hacer uso de esos recursos”.

Ya desde marzo de 2021, Ebrard se había reunido con una delegación de Estados Unidos para atender el problema de desempleo y pobreza en Centroamérica, para intentar paliarlo y frenar las olas migratorias, a través de un franco asistencialismo directo, con mención especial en Honduras, en donde, acaso en parte por estos programas sociales, se pudiera haber visto beneficiada Xiomara Castro como presidenta en las recientes elecciones.

Ebrard dijo desde inicios de 2021 que se requerirían “2,600 millones de dólares anuales para crear incentivos laborales” en Centroamérica.

“Necesitamos que la administración del presidente Biden haga un esfuerzo importante de inversión en la zona sur de México, en El Salvador, en Guatemala y sobre todo en Honduras”, declaró entonces el canciller mexicano. “Sólo así podremos colaborar”, porque “es impresionante la cifra de desempleados. Se requieren transferencias directas a los beneficiarios”, dijo.

México por su parte estaría destinando unos 200 millones de dólares al año para este fin, y Estados Unidos podría aportar lo demás. En Centroamérica, Sembrando Vida estaría llegando a beneficiar a cerca de  20 mil personas, para lo cual cuenta con 31 millones de dólares, para cada país. En tanto, el asistencialismo electorero sigue galopando en México, donde en 2021 se destinaron -para unas 400 mil personas-, cerca de 29 mil millones de pesos, es decir, unos mil 450 millones de dólares.

TEMAS |
.
Fondo newsletter