La estrategia del castrismo para quedarse con Ecuador

EL PARTIDO DE PÉREZ TAMBIÉN PERTENECE AL FORO DE SÃO PAULO

En Ecuador, los resultados de las elecciones del 7 de febrero dieron un vuelco en el último momento. Pese a que las encuestadoras –e incluso los sondeos de boca de urna– daban como ganadores al candidato correísta Andrés Arauz, seguido del banquero Guillermo Lasso, a medida que el Consejo Nacional Electoral daban resultados oficiales, resultó que había un empate técnico para el segundo lugar, entre Lasso y el candidato del indigenismo, Yaku Pérez.

Al momento de escribir estas líneas -y habiéndose computado el 98.48% de las actas- Guillermo Lasso lleva una leve ventaja sobre Yaku Pérez de 0.20%. De seguir esta tendencia, el ballotage o segunda vuelta se daría entre Arauz y Lasso.

Tanto Lasso como Pérez -así como el candidato que llegó cuarto, Xavier Hervas- han expresado la necesidad de suscribir una alianza para evitar que el delfín de Rafael Correa llegue al poder. Es importante que la alianza no se limite a los candidatos, sino que incluya a todas las fuerzas vivas del país: gremios, sindicatos, universidades, iglesias, ONG´s, intelectuales y otros, porque lo que está en juego es que Ecuador se convierta en otro Estado fallido y narcotraficante, como lo es actualmente Venezuela.

Se trata de un pacto difícil de lograr, puesto que -aunque no todos los saben- el partido que lanzó la candidatura de Yaku Pérez, el Movimiento de Unidad Plurinacional Pachakutik, pertenece al Foro de São Paulo, tal como se puede constatar en el listado de miembros que aparece en el propio portal del FSP.

Pero el Foro prefirió apoyar a Arauz por varias razones: la primera, por ser el delfín de Rafael Correa; segundo, por pertenecer al Consejo de la Internacional Progresista; y tercero, por ser miembro fundador del Grupo de Puebla. Además, Yaku Pérez está enfrentado personalmente a Rafael Correa por razones harto conocidas. Sin embargo, en los próximos días, La Habana tratará de limar las diferencias que pueda haber entre ellos, en aras de la ideología socialista que los une.

Ecuador se encuentra, pues, ante una grave disyuntiva: por un lado, el posible triunfo de Andrés Arauz y por consiguiente su regreso al Socialismo del Siglo XXI, el dominio cubano y la corrupción; y por el otro, la conformación de una alianza para salvar la nación, aprovechando que Lasso, Pérez y Hervas obtuvieron -sumados los tres- el 55% de los votos, lo suficiente para ganar en la segunda vuelta.  Ahora bien, conocemos del inmenso poder político, comunicacional y financiero del Foro de São Paulo, el Grupo de Puebla y la Internacional Progresista, el cual, sin duda, se pondrá al servicio de la candidatura de Arauz.

De hecho, días antes de las elecciones, hubo un movimiento coordinado de la izquierda internacional para reclamar un fraude si el CNE no le otorgaba el triunfo a Arauz. Se trató de una estrategia aplicada por el Foro de São Paulo en Bolivia y Chile, una especie de chantaje a la población y a las autoridades con desatar violencia si el resultado no le favorece.

Frente a la maquinaria internacional del Foro de São Paulo, los factores democráticos deben contraponer una estructura de igual o mayor poder. Esta es una excelente oportunidad para forjar un gran movimiento internacional en apoyo a la opción democrática, que ayude a consolidar la alianza Lasso-Pérez-Hervas, con el fin de impedir que el Foro de São Paulo ponga de nuevo sus garras sobre Ecuador.

Si este movimiento internacional funcionara exitosamente, puede implementarse nuevamente en Perú, donde también el Foro aceita su maquinaria política, financiera y comunicacional con la pretensión de alcanzar el triunfo en las próximas elecciones generales, a realizarse el 11 de abril.

Evitar que nuestro continente sea destruido por el modelo comunista, es la tarea a la que estamos convocados quienes creemos en la justicia y libertad.

Deja una respuesta