PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La reapertura del transporte público al 100% permite el impulso de las reservas hoteleras en Ecuador

Y marca el inicio del fin de las restricciones
Foto: EuropaPress Bandera de Ecuador. Europa Press

El regreso a la normalidad es algo que ha anhelado Ecuador y el mundo, tras más de un año y medio de restricciones por causa de la pandemia del coronavirus. Finalmente llegó, al menos, en materia de transporte público. Por el feriado del 9 de octubre será posible transitar con el aforo al 100% en el país sudamericano.

Contrario a las amenazas iniciales, en donde la alcaldesa de Guayaquil advirtió que sin la vacuna contra el coronavirus las personas no podrían salir de sus casas, ahora la Perla del Pacífico -como se le conoce a la ciudad portuaria- abre sus puertas al resto del país y el planeta.

Si bien el 9 de octubre es una fecha de celebración para dicha región en específico, el feriado aplica para todo el país. Por ende se podrá recorrer el Ecuador por vía terrestre en toda su extensión. Más de 120 operadoras de transporte están disponibles para facilitar la tarea.

Desde la principal terminal terrestre de Quito, Quitumbe (al sur de la capital) las ciudades más visitadas en el resto del país son: Ambato, Baños, Esmeraldas, Guayaquil, Portoviejo, Ibarra, Riobamba y Santo Domingo.

En vista del impacto social y económico que ha tenido la pandemia en Ecuador y el mundo, la reapertura del transporte terrestre al 100% implica no solo una mejora en la economía de los más necesitados –sobre todo aquellos que viven de la venta ambulante- sino además el reencuentro de familias que han sido separadas por causa de los confinamientos.

Por ejemplo, Freddy Torres, vendedor de dulces en Carcelén (donde está la terminal del norte de Quito), declaró ante la prensa local que su situación económica mejora cada vez más con el aumento de pasajeros. “De aquí se fueron 10 vendedores en la pandemia, sobre todo las personas de la tercera edad”, lamentó.

Además, la reapertura del transporte permite al país promocionarse como destino turístico al mundo. La belleza de Ecuador es su principal atractivo, tanto de la naturaleza como del Arte Quiteño, un estilo único que resulta de la combinación de elementos indígenas, españoles y la influencia de artistas (pintores y escultores) asiáticos conversos al catolicismo que, en conjunto, crearon un arte sacro incomparable. Al ser una nación relativamente pequeña en dimensiones y población (para los estándares de América, no así de Europa), se puede recorrer plenamente por vía terrestre.

El impacto positivo ya se siente en la economía. De acuerdo al presidente de la Cámara de Turismo de Azuay, Juan Pablo Vanegas, la zonal 6 del Ministerio de Turismo espera una ocupación hotelera superior al 80%, tomando en cuenta que en los tres días del feriado de agosto pasado superaron el 75%. “Eso fue muy positivo con relación a julio y agosto del 2020 que no llegamos ni al 6% de ocupación’’, exclamó ante la prensa local.

“Tenemos la expectativa de alcanzar una alta ocupación porque siempre hacen reservas a última hora”, resaltó. Ante la liberación del transporte terrestre los hoteles de Cuenca estaban con el 45% de reservaciones confirmadas de visitantes provenientes de otras provincias y ciudades como Guayaquil, Machala y Loja.

Es esperanzador ver estas cifras en contraste con el daño causado por los confinamientos. Solo los primeros 76 días de confinamiento en el 2020 registraron pérdidas acumuladas de 15.863 millones de dólares, según datos oficiales.

¿Qué significa Santiago para la Hispanidad?

Para comprender qué implica la fecha del 9 de octubre para Ecuador hay que hacer un pequeño recorrido histórico. Curiosamente Ecuador es el único país de América que no celebra su “independencia de España”. Pues al momento de las guerras de secesión, común a todas las naciones hispanoamericanas, Ecuador no existía. Lo que sí se celebra es la independencia de las principales ciudades, entre ellas Santiago de Guayaquil, el 9 de octubre.

El nombre de la ciudad manifiesta su origen. Como era la costumbre de la época, las ciudades de fundación española llevaban el nombre del santo que correspondía al día de su surgimiento. Entonces Santiago de Guayaquil celebra su fundación el 25 de julio, el día de Santiago Apóstol.

Santiago y cierra, España” es por excelencia el grito de guerra en honor a la hispanidad. Ello debido a la intervención del santo durante el periodo de Reconquista, cuando España resistió al imperio islámico que se expandió por la península ibérica por más de 700 años.

El culmen de la Reconquista de España como el inicio la Conquista de América se da en 1492, año en el cual se publica la Primera Gramática Castellana. Lo cual explica tanto la recurrencia como la importancia del nombre Santiago en las ciudades principales de Hispanoamérica (Santiago de Cuba, Santiago de Chile, Santiago de Querétaro, etc.), por la importancia del santo protector de España.

Ahora, Santiago de Guayaquil abre sus puertas a la nación y el mundo, mientras su fiesta marca el inicio del fin de las medidas más restrictivas que ha vivido el país en su historia por causa de la pandemia del coronavirus.

Deja una respuesta