PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La represión de Ortega deja sin empleo a más de 100 trabajadores de un periódico contrario al régimen

el diario tiene las cuentas congeladas y las instalaciones ocupadas
El líder nicaragüense, Daniel Ortega.

Desde hace más de un mes el régimen de Daniel Ortega mantiene ocupada las instalaciones del diario La Prensa y congeladas sus cuentas bancarias, situación que ha propiciado despidos de personal debido a la crisis económica que atraviesa.

El edificio de La Prensa, el diario más antiguo de Nicaragua y un fuerte crítico con la dictadura sandinista, permanece ocupado desde el pasado 13 de agosto por agentes de la Policía, que dirige el consuegro de Ortega, el comisionado Francisco Díaz, sancionado por Estados Unidos por violaciones a los Derechos Humanos. Desde ese día el gerente del periódico Juan Lorenzo Holmann permanece detenido, acusado por el régimen de “lavado de dinero”.

“Nuestras instalaciones, donde operan la rotativa, la imprenta comercial, la redacción y las oficinas administrativas de La Editorial La Prensa permanecen tomadas; y no hay señales de que la dictadura tenga ánimos de regresarlas a sus legítimos dueños, nuestro gerente general permanece detenido y más bien ha sido acusado absurdamente por el delito de lavado de dinero y las cuentas de la empresa han sido congeladas”, dijo La Prensa a través de un comunicado.

Fuentes cercanas al medio aseguran que más de un centenar de trabajadores fueron despedidos. Antes del último recorte, La Prensa venía realizando despidos de empleados para ajustarse a la nueva realidad impuesta por el sandinismo.

La Prensa era el último diario impreso de circulación nacional que quedaba en el país. Desde el retorno del sandinismo al poder en 2007, Ortega se dio a la tarea de comprar medios de comunicación y de ahogar económicamente a los existentes que no se alinearan a su política. El Nuevo Diario cerró en 2019 debido a la crisis económica.

La millonaria publicidad estatal es destinada a los medios del régimen y sus afines, cuya política informativa está dirigida a rendir culto a la personalidad del caudillo y a la de su esposa Rosario Murillo, vicepresidente de Nicaragua.

La nueva realidad obliga a La Prensa “a operar sólo en la cantidad suficiente, para continuar informando desde nuestro sitio web y garantizar la supervivencia de la empresa en medio de un ambiente hostil que nos ha impuesto la dictadura”.

«Hoy, esta otra despiadada dictadura, una vez más intenta destruirnos, pero como ya sucedió con la dictadura somocista hace más de 40 años y con la primera dictadura sandinista hace 30 años, La Prensa prevalecerá para narrar la caída del orteguismo», dice el comunicado.

La mayoría de medios independientes se han visto obligados a cerrar sus puertas, mientras decenas de periodistas se han exiliado debido a la represión desatada por Ortega tras el estallido social de abril de 2018, que dejó un saldo de 328 personas asesinadas y centenares de heridos y presos políticos producto de la represión gubernamental.

Nicaragua va a elecciones el próximo 7 de noviembre con Ortega por octava vez como candidato presidencial, y su esposa por segunda ocasión; sin la participación de la oposición debido al cierre de espacios del régimen, la instauración de un Estado policiaco, sin medios de comunicación independientes, y con 150 presos políticos, siete de ellos eran aspirantes presidenciales. 

Deja una respuesta