PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Las reuniones entre el primer ministro de Pedro Castillo y un asesor yemení levantan sospechas en Perú

AHMED ABDULLAH QASEM HA VISITADO A GUIDO BELLIDO HASTA 11 VECES.
El presidente de Perú, Pedro Castillo, y Guido Bellido, presidente del Consejo de Ministros. Reuters

Las reuniones entre el primer ministro de Pedro Castillo, Guido Bellido, y un asesor yemení identificado como Ahmed Abdullah Qasem, han levantado sospechas en el Perú, sobre todo entre la comunidad diplomática y expertos en seguridad nacional, por los vínculos que tendría este último con los gobiernos chavistas de Bolivia y Ecuador.

De acuerdo con El Comercio, Ahmed Abdullah Qasem trabajó como asesor en temas internacionales en la Asamblea Nacional de Bolivia (2016-2019), y asesor de cooperación internacional de la Asamblea Nacional de Ecuador. En este último país, actuó también como observador de las elecciones presidenciales en la provincia de Sucumbíos, por la organización Consejo Internacional por los Derechos y Libertades de América del Sur (ICRF, por sus siglas en inglés), en 2017.

Qasem ha visitado la sede de la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) hasta en once ocasiones, según el reporte de visitas oficiales de esa entidad. En una de las reuniones de trabajo que tuvo en la PCM, ingresó junto con Percy Salvador Ortiz Romaní, conocido como ‘Percy Katari’, un activista de la coordinadora bolivariana, muy cercano a Evo Morales y a Venezuela. Recientemente, Ortiz estuvo voceado para ocupar la jefatura de la Dirección Nacional de Inteligencia (DINI), rumor que Bellido aclaró mediante su cuenta de Twitter que era totalmente falso.

El yemení también ha visitado a Vladimir Cerrón– secretario general de Perú Libre condenado por corrupción- en su oficina del partido, y ha compartido una celebración con la vicepresidenta Dina Boluarte durante la transmisión de los resultados de boca de urna.

Pero lo más sospechoso es que ha acompañado al premier Bellido a varias embajadas, entre ellas a la de Palestina, donde sostuvo una reunión con los diplomáticos que integran el consejo de embajadores de países árabes e islámicos como Turquía, Malasia, Indonesia, Arabia Saudí, Marruecos, entre otros.

“Ahmed estuvo cerca del presidente Castillo en el Centro de Convenciones de Lima cuando recibió los saludos protocolares de varias delegaciones extranjeras y no actuaba como un simple traductor, también participaba en temas políticos”, señaló una fuente diplomática a El Comercio.

El gobierno niega que el yemení sea asesor

La PCM confirmó mediante un comunicado las reuniones entre Bellido y Ahmed Abdullah Qasem, precisando que no se le ha contratado como asesor por no cumplir con el perfil necesario, pese a que ofreció sus servicios profesionales al Estado peruano. De acuerdo con esta entidad, las reuniones entre el titular de la PCM y el ciudadano yemení se han dado en el marco de una “política de puertas abiertas”.

“El presidente del Consejo de Ministros, en una política de puertas abiertas, ha recibido a todas las personas que lo han buscado para expresar las necesidades de la población que representan. En ese contexto, diversas personas han expuesto su interés de servir al país”, aseguran.

Enviado del partido socialista yemení

De acuerdo con el dominical Panorama, Ahmed Abdullah Qasem sería un enviado para América del Sur del Partido Socialista de Yemen, una organización que se define como marxista radical.

“El hecho que hayan enviado al Perú un delegado del partido socialista, nos parece muy extraño. Podría terminar involucrando al Perú en un escenario altamente conflictivo”, señala el internacionalista Juan Velit Granda, que se ha desempeñado como profesor en la Academia Diplomática y la Escuela Superior de Guerra.

Según Velit, que fue entrevistado por Panorama, si bien el Partido Socialista de Yemen es una organización política legal y con poco sustento económico, Ahmed Abdullah Qasem sería un elemento relacionado a otros movimientos revolucionarios en Medio Oriente, incluso subversivos.

“Lo que si podría crees es que Irán, que es un país amigo de Yemen, cercano a los intereses de los suníes y los grupos subversivos yemenitas, está utilizando a ese ciudadano yemení que está en el Perú para hacer contactos. No olvidar que Irán está también buscando minerales para su proyecto nuclear”, advierte.

Deja una respuesta