Polonia baja de forma drástica los impuestos para hacer frente a la elevada inflación

y suavizar el impacto de la subida de los precios de la energía
El Primer Ministro de Polonia, Mateusz Morawiecki, en una comparecencia de prensa. Reuters El Primer Ministro de Polonia, Mateusz Morawiecki, en una comparecencia de prensa. Reuters

Este mes de enero en Polonia han entrado en vigor las bajadas de IVA y los impuestos especiales del gas natural, la energía eléctrica y la calefacción urbana. Son parte del «escudo anti inflacionario» introducido por el gobierno conservador Ley y Justicia, el aliado de VOX en el Parlamento Europeo.

El gabinete de Mateusz Morawiecki tomó una serie de medidas para suavizar el impacto de la subida de los precios de la energía para los ciudadanos. «Deben ayudar a pasar los meses de invierno más difíciles, cuando esperamos una inflación elevada», afirmó el primer ministro polaco. El IVA del gas natural y la calefacción urbana cayó de 23% a 8%, y el de la luz al 5%. El gobierno polaco también renunció a cobrar el impuesto especial de la energía eléctrica. Las bajadas de impuestos fueron introducidas para tres meses con la opción de extensión. 

Según las estimaciones del gobierno la familia que calienta la casa con gas ahorrará más de 80 euros y sin dichas medidas el incremento del precio del gas habría sido del 54% (y un 24% en el caso de la energía eléctrica).

Es la segunda serie de recortes de las cargas tomadas para reducir la inflación. Justo antes de la Navidad entró en vigor la bajada del impuesto especial de los combustibles al nivel mínimo permitido por la Unión Europea y la reducción a cero del impuesto de la venta de combustibles. Así, los polacos han podido visitar a sus familiares durante los días festivos con un alivio al recargar los tanques de sus coches. Los precios en las gasolineras cayeron 0,07 euros por litro y se situaron en promedio de 1,24 por litro. Simultáneamente se introdujeron recompensas para los más vulnerables y recortes de gasto en la administración pública. Todas estas medidas constituyen los remedios anti inflación más decisivos en la UE.

Según los economistas las medidas tomadas por el gobierno polaco bajarán la tasa anual de inflación 1,5 puntos porcentuales. Pero el gobierno de Varsovia ya ha anunciado nuevas propuestas. Desde febrero quiere bajar el IVA de los productos alimenticios básicos, una medida que requiere el permiso de la Comisión Europea (que Polonia espera obtener pronto). 

La inflación en Polonia en noviembre llegó a 7,8% anual, el nivel más alto desde el año 2000 y uno de los más altos en la Unión Europea. Una de las principales causas es la interrupción de las cadenas de suministro provocada por la pandemia que en Polonia coincidió con la rápida recuperación económica.

Según el Fondo Monetario Internacional la economía polaca en el 2021 creció 5,2%, comparado con el crecimiento estimado de 4,6% en España. El paro en noviembre se situó en tan solo 3,4%, según los datos de Eurostat, mientras España estuvo en el lado opuesto del marco europeo con el desempleo de 14,5%. La situación excelente del mercado laboral se mantuvo a pesar de la pandemia porque el Gobierno inyectó a las empresas más de 50 mil millones de euros, una cuota sin precedentes.

Polonia, como toda Europa, sufre también la subida de los precios de energía provocadas por las alzas en los mercados y la política climática de la Unión Europea. Actualmente, el 60% del precio de la energía eléctrica para los consumidores constituye el coste de los derechos de la emisión de dióxido de carbono ya que Polonia sigue dependiendo de las plantas energéticas del carbón. Por eso el gobierno de Mateusz Morawiecki ha demandado un cambio en el sistema de comercio de los certificados climáticos. 

«Hoy nos enfrentamos al creciente fenómeno de la especulación en este mercado. Los bancos, fondos de inversión, fondos de pensiones y otros actores del mercado financiero pueden ingresar en este mercado y comprar derechos de emisión», ha contastado el primer ministro polaco, quién exige que Bruselas límite dicho mercado a las plantas energéticas y a las empresas industriales que realmente necesitan derechos de emisión.

Otros políticos y expertos polacos critican la irresponsabilidad de la Unión Europea que impulsó la transformación hacia fuentes de energía renovable sin garantizar la estabilidad del suministro. 
«Solamente por motivos ideológicos la UE se adelantó con la dependencia de la energía solar y eólica antes de inventar tecnologías eficaces de para almacenarla», analiza Andrzej Zybertowicz, consejero del presidente de Polonia.

En este sentido, recogen que los bajos niveles de generación de energía renovable en los últimos meses son, sin duda, una de las causas de la crisis energética y las subidas de los precios. Con la política climática llena de contradicciones y privada de la preocupación por la seguridad energética la inflación elevada se puede quedar en la Unión Europea durante varios años.

Deja una respuesta