PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Inmigrantes ilegales hieren en la cara con un garfio a un guardia civil en el último asalto violento a la valla de Melilla

SE INTENSIFICA LA AVALANCHA MIGRATIORIA EN LA CIUDAD AUTÓNOMA
Garfio

Un guardia civil ha resultado herido en la cara con un garfio [herramienta utilizada para escalar la doble valla de seis metros de altura] tras el último asalto violento de inmigrantes de origen subsahariano a en la Ciudad Autónoma de Melilla. De los 12 que trataron de pasar a suelo español, siete lo han logrado.

Según han informado fuentes de la Guardia Civil, los hechos han sucedido sobre las 4:30 horas de la pasada madrugada, momento en el que se ha producido el intento de entrada del grupo de subsaharianos por la zona próxima a Barrio Chino y la agresión con el garfio a la altura del mentón al agente de la Guardia Civil.

Las mismas fuentes han señalado que dicho agente ha sido hospitalizado precisando de intervención médica y varios puntos de sutura y han confirmado que siete inmigrantes han logrado acceder «a pesar del dispositivo anti-intrusión de la Guardia Civil y de la colaboración de las fuerzas marroquíes».

Presión migratoria sin precedentes en Melilla

Con este asalto han sido ya más de 2.700 los inmigrantes ilegales que han tratado de acceder a territorio español a través de las fronteras de Melilla en apenas cuatro meses… y más de 500 lo han conseguido.

El último episodio tuvo lugar el pasado 1 de octubre, cuando las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE) y las fuerzas marroquíes impidieron la entrada de más de 700 subsaharianos que durante la madrugada rodearon el perímetro fronterizo con la intención de acceder a la Ciudad Autónoma de forma violenta. Según relataron fuentes de la Benemérita, los inmigrantes ilegales emplearon «tácticas militares» y trataron de entrar «dividiéndose en grupos para disgregar a los agentes que vigilan el vallado».

Dos semanas antes, el martes 21 de septiembre, un grupo de más de 50 se agolpó sobre las vallas y un total de 10 inmigrantes logró finalmente acceder después de protagonizar un nuevo asalto violento en el que no hubo que lamentar heridos. Unos días después, el viernes 24, las FCSE, en colaboración con las autoridades de Marruecos, evitaron la entrada de otro grupo de más de 400 ilegales de origen subsahariano que «a pesar de la violencia empleada» no lograron acceder a España.

Otros episodios vienen sucediéndose con mayor intensidad desde el pasado mes de junio, poniendo de manifiesto que la Ciudad Autónoma está en estos momentos amenazada por parte de las mafias de la inmigración ilegal.

Más de 30 agentes heridos desde el mes de junio

Desde el mes de junio ya son más de 30 los agentes que han resultado heridos mientras tratan de controlar la inmigración ilegal en Melilla. Fuentes del Comité Nacional de Justicia para la Guardia Civil (JUCIL) denuncian que llevan meses advirtiendo de la peligrosidad manifiesta en las vallas de la Ciudad Autónoma y consideran una «falta de respeto a los agentes de la autoridad el trato que vienen recibiendo por parte del Ministerio del Interior.

En declaraciones para La Gaceta de la Iberosfera, JUCIL manifiesta que «hace tiempo que tendrían que haber puesto coto a toda esta sinrazón» y «haber dotado a los agentes de las medidas adecuadas» para evitar estos episodios en los que «varios guardias civiles que han resultado heridos de diversa consideración». «Los guardias civiles y los policías nacionales que defienden nuestra soberanía y nuestra integridad territorial, así como nuestro Estado de derecho, están completamente abandonados por parte de los responsables políticos del Ministerio del Interior», denuncia la asociación.

Deja una respuesta