‘Vividores’: una conmovedora campaña contra la eutanasia

PARA DESPERTAR CONCIENCIAS Y DAR ESPERANZA

El Congreso español aprobó este jueves la ley de eutanasia, a la que sus defensores se refieren con el eufemismo de “muerte digna” y tildan de “derecho”, pese a que condenará a personas muy enfermas y extremadamente vulnerables. Diputados de la izquierda rompieron a aplaudir, un jolgorio que choca con la realidad, que no es otra que la aprobación del derecho de terceros sobre la muerte de una persona. 

La ley cuenta con la oposición de la mayoría de la comunidad médica, que exige una norma de Cuidados Paliativos, y cree injusta porque atenta contra los principios que rigen la profesión e inoportuna en un contexto de pandemia, una enfermedad que ha provocado más de 70.000 muertes en España.

Concentración a las puertas del Congreso de los Diputados. Israel Cabrera (@absolutexe)

Y también de la sociedad civil. Una iniciativa contraria a esta ley es ‘Vividores’, que ha dado a conocer a través de la red testimonios conmovedores de personas que pese al sufrimiento llevan una vida plena. Es un intento de freno a la ley y un toque de atención a la sociedad y a los políticos que no responden a necesidades ni a demandas ni realidades, sino a ideología… el “predebate”. Ha nacido para que se hable del dolor, de la enfermedad, del sentido de la vida y de la muerte, según su portavoz, Jaume Vives. Para despertar conciencias y dar esperanza.

Asegura en conversación con La Gaceta de la Iberosfera que el propósito de la campaña es “llegar a los corazones de todos, especialmente a los corazones de los que sufren y de los que se están planteando acabar drásticamente con su vida porque tienen un dolor que no son capaces de soportar… y para conseguir mover ese corazón están los vividores, gente que pese a sufrir te dice que se puede ser feliz, que tu vida tiene un sentido…”.

“Todos sufrimos, algunos tienen marrones más gordos y otros más pequeños… pero todos tenemos marrones. Una experiencia compartida es que nos pasamos la vida intentando quitárnoslos de encima, pero es imposible eliminarlos por completo. Partiendo de la base de que todos sufrimos y así seguirá siendo hasta que nos muramos, vamos a ver si se puede ser feliz con una enfermedad, con un dolor espiritual, moral o físico… Nosotros no tenemos una respuesta, pero hemos encontrado a los vividores que sí son una respuesta…”, afirma Vives, al tiempo que confiesa que si en su vida tuviera un problema como el de Andrés, como el de Memé o como Jordi Sabaté, cuyos testimonios recoge ‘Vividores’ en su página web, le encantaría poderlo vivir como ellos lo viven.

Concentración a las puertas del Congreso de los Diputados. Israel Cabrera (@absolutexe)

No existiendo un buen momento en la historia para aprobar una ley de eutanasia, considera una “animalada” que se apruebe teniendo 60.000 enfermos terminales que necesitan cuidados paliativos y no los están recibiendo. “Son 60.000 personas que están sufriendo una tortura y lo que vemos en las películas es que cuando a uno se le tortura lo que pide por favor es que se le dispare un tiro ya porque quiere dejar de sufrir, pero lo que habría que hacer es no torturarlo”.

Vives menciona dos razones verosímiles que podrían explicar la rapidez del Ejecutivo socialcomunista para aprobar la ley sin debate y sin demanda social: el cálculo electoral, partidista… y el argumento económico. Es evidente, añade, que “es mucho más barato matar a alguien que proporcionar un cuidado a una persona con una enfermedad incurable, que no incuidable, durante los últimos diez años de su vida. Cuidar a las personas es muy caro, pero merece la pena”.

Deja una respuesta