'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

La célula terrorista preparaba varios atentados con explosivos en Barcelona

GRA193. BARCELONA, 17/08/2017.- Efectivos policiales y de Emergencias en el lugar en el que una furgoneta ha atropellado esta tarde a varias personas que paseaban por las Ramblas de Barcelona. Los Mossos d'Esquadra y los equipos de emergencias sanitarias han desplegado un amplio dispositivo en este lugar, en el centro turístico de la capital catalana, frecuentada a diario por miles de turistas, que ha quedado acordonada. EFE/Andreu Dalmau

El departamento de Interior de la Generalitat confirma que el niño australiano Julian Cadman está entre las víctimas del atentado en Las Ramblas.

Los terroristas que perpetraron los dos atentados islamistas de Barcelona y Cambrils (Tarragona) en los que el pasado jueves fallecieron 14 personas preparaban de forma «inminente«, para el mismo día o siguientes, «uno o varios atentados» en la capital catalana con explosivos, para hacer «bastante más daño».

Así lo ha explicado el mayor de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero, este domingo. Se ha detallado que la célula preparaba los atentados desde hace al menos seis meses en la casa de Alcanar (Tarragona) que saltó por los aires el miércoles por la noche, cuando manipulaban los explosivos para dar el golpe.

A la pregunta de si la Sagrada Familia podría ser uno de los objetivos de célula, el mayor no ha querido concretar: «Es una información que no podemos aportar en este momento; cuando tengamos la suficiente fiabilidad de uno o más lugares donde se quería cometer el atentado, se informará a la autoridad judicial», ha dicho.

Los Mossos trabajan con la hipótesis de que la gran explosión que se produjo en la casa de Alcanar la noche del día 16 precipitó los atentados del día siguiente en Barcelona y Cambrils. La vivienda era, al parecer, la base de operaciones de la célula terrorista desde hace unos seis meses, cuando la habían ocupado, y Trapero ha asegurado que durante este tiempo la policía no recibió «ninguna llamada extraña respecto a la casa o las personas que la ocupaban».

De hecho, los agentes no tenían ninguna alerta sobre los inquilinos de la vivienda de Alcanar ni sobre el imán de Ripoll (Gerona) Abdelbaki Es Satty, que está desaparecido y sobre el que sospecha que pudo tener un papel clave en la célula.

Sobre el imán, Trapero ha indicado que por el momento no están en condiciones de confirmar que fuera la persona que radicalizó a los demás miembros de la célula.

Los investigadores han podido determinar la identidad de los doce miembros de la célula, aunque les falta por situar a tres de ellos, uno de los cuales se sospecha que es el autor material del atentado en Las Ramblas y los otros dos víctimas en la explosión de Alcanar.

En concreto, según Trapero, de todos los integrantes de la célula, cinco fallecieron abatidos por los Mossos d’Esquadra en Cambrils, entre dos y tres murieron en la explosión de Alcanar, cuatro han sido detenidos, y uno, Younes Aboyaaqoub, sigue huido. Se cree que este último podría haber cruzado la frontera con Francia, aunque no hay ningún indicio que apunte a ello. 

Además de las bombonas de butano, los Mossos encontraron en la casa de Alcanar material habitual del Dáesh para fabricar explosivos, como acetileno y TATP, y siguen buscando más material, aunque es un proceso muy laborioso que se tiene que llevar a cabo con mucha precaución para evitar que haya más explosiones.

El mayor de los Mossos d’Esquadra también ha confirmado que los investigadores están tratando de confirmar, con la colaboración internacional, los viajes previos que hicieron los integrantes de la célula a países como Marruecos -del que varios son originarios- o Suiza.

Trapero también ha indicado que, en los interrogatorios de los detenidos en comisaría, los Mossos d’Esquadra han podido obtener información relevante para proseguir con la investigación, antes de que pasen a disposición de la Audiencia Nacional, probablemente el próximo martes.

Los Mossos también están obteniendo para sus pesquisas información muy «positiva» del análisis de las tres furgonetas que alquiló la célula -la del atentado en Barcelona y las que se localizaron en Cambrils y Vic (Barcelona)-, así como del Audi 3 con el que perpetraron el ataque de Cambrils y de una motocicleta.

El niño Julian Cadman, entre las víctimas

El departamento de Interior de la Generalitat ha informado de que ha podido identificar a tres víctimas más de los atentados de Barcelona y Cambrils (Tarragona), entre ellas a un niño de doble nacionalidad australiana y británica, por lo que ya son 12 de 14 los fallecidos identificados.

Con la confirmación del fallecimiento del niño australiano de 7 años Julian Cadman en La Rambla de Barcelona son ya dos los menores fallecidos e identificados por el atropello intencionado en Barcelona.

El padre del niño llegó este sábado a Barcelona desde Australia y, acompañado por psicólogos y otros profesionales de apoyo emocional, se dirigió al Instituto de Medicina Legal de la Ciudad de la Justicia, en L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona), para identificar a su hijo fallecido.

El pequeño estaba en Barcelona junto a su madre, que resultó herida en el atentado y está ingresada en un centro hospitalario.

Leer más…

Las lagunas de los Mossos en la investigación de los atentados

 

TEMAS |
+ en

Noticias de España

.
Fondo newsletter