«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
ES LA PRIMERA VEZ QUE LAS SECRETARÍAS DE ESTADO LAS OCUPAN POLÍTICOS

Diplomáticos denuncian que el Gobierno de Sánchez pone a «su servicio» a la profesión con los nuevos nombramientos de Albares

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares. Europa Press

Malestar e indignación en el cuerpo diplomático por las últimas decisiones tomadas por el Ministerio de Exteriores que dirige José Manuel Albares.

De cuatro Secretarías de Estado, sólo una es para un diplomático (Diego Martínez Belío, quien fuera jefe de Gabinete de Albares), mientras que el cargo de embajador ante Naciones Unidas se ha concedido a Héctor Gómez, exministro de Industria y Turismo, sin la trayectoria profesional necesaria para el puesto.

«Un auténtico escándalo», «desprestigio», «varapalo a la profesión» y «típico de países en desarrollo». Así es como califican los diplomáticos las decisiones tomadas por Albares según fuentes diplomáticas consultadas por el diario El Mundo.

Esta es la primera vez que las Secretarías de Estado las ocupan cargos políticos, a excepción del mencionado Martínez Belío. «Ningún Gobierno ha hecho nunca esto. Ponen siempre a gente afín, pero que sabe de los temas. Ahora se pone a gente afín que desconoce completamente estos cargos. Vamos a pagarles su formación», opina el exdiplomático Ramírez de Haro al citado diario. «La diplomacia está al servicio de Pedro Sánchez con esta remodelación», sostiene.

El Gobierno de Sánchez ha colocado en la Secretaría de Estado para Iberoamérica y el Caribe a Susana Sumelzo, histórica sanchista de Aragón sin experiencia internacional. En la secretaría de Estado de Cooperación está Eva Granados, que desconoce los ámbitos de actuación de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo; y para la Secretaría de Estado para la Unión Europea se ha designado a Fernando Sampedro Marcos, miembro del Gabinete de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, que tampoco pertenece al cuerpo diplomático.

+ en
.
Fondo newsletter