'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Dos nuevos ángeles con uniforme y la miseria de la extrema izquierda cainita

Los agentes, siempre dispuestos a acudir allá donde les llaman, aunque su vida corra peligro.


Dos agentes de la Guardia Civil fueron asesinados este jueves entre los municipios turolenses de Albalate del Arzobispo y Andorra en acto de servicio. Víctor Romero nació en Teruel en 1987, estaba casado y había sido padre hace unos meses, mientras que Víctor Jesús Caballero era natural de Cádiz, nacido en 1979 y soltero, aunque con pareja estable.
Habían ingresado en la Guardia Civil en 2006 y 2004, respectivamente, para servir con valentía, eficacia, profesionalidad y honor a España y salvaguardar la seguridad y los derechos y libertades de todos los españoles a veces en condiciones muy desfavorables. 
La Benemérita es una de las instituciones mejor valoradas por los ciudadanos, que destacan su indiscutible lealtad y compromiso con nuestro país. Y todo en condiciones precarias, cobrando menos que las Policías autonómicas y reclamando «desesperadamente medios de autoprotección» como «chalecos antibala de calidad». Además, sufren el estado de los vehículos patrulla con centenares de miles de kilómetros, de los helicópteros del Cuerpo, con más de treinta años, según denuncian las asociaciones guardias civiles, y el lamentable aspecto de los cuarteles del instituto armado.
Los agentes, siempre dispuestos a acudir allá donde les llaman, aunque su vida corra peligro, son la esperanza, lo mejor de España, y por ello, nuevamente, son merecedores de la ovación de La Gaceta de esta semana.
Si los ángeles con uniforme representan lo mejor, sus odiadores, los que les persiguen, les acosan y les insultan representan el odio, lo peor, y se hacen merecedores del desprecio y la bronca.
Esta semana se ha vuelto a evidenciar la miseria moral de la extrema izquierda cainita al burlarse primero del asesinato en Zaragoza por el simple hecho de llevar unos tirantes con la bandera de España del antiguo legionario Víctor Laínez a manos presuntamente de Rodrigo Lanza, un antisistema y «okupa» que ya fue condenado por una pedrada a un agente de la Guardia Urbana que le dejó tetrapléjico, y después de la muerte de Romero y Caballero.
Leer mas…
El asesino de Teruel fue detenido tras sufrir un accidente de tráfico

TEMAS |
+ en

Noticias de España

.
Fondo newsletter