«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

El ‘Financial Times’ niega la legitimidad del 1-O y apuesta por ‘más autonomía’

Una declaración de independencia de Cataluña carecería, en las circunstancias actuales, de legitimidad política, y la vía correcta hacia una solución debería ser la negociación de un autogobierno mejorado, según el diario Financial Times.

En un editorial titulado «El referéndum de Cataluña no es base para un estado», el diario británico escribe que el gobierno regional y sus aliados secesionistas siguen adelante con la consulta desafiando al Tribunal Constitucional, la máxima autoridad en estos asuntos.

«Al margen de los argumentos legales, que favorecen a las autoridades centrales de España, el argumento político de los separatistas catalanes es todo menos inequívoco», añade.

Y recuerda que en las elecciones regionales celebradas en septiembre de 2015, «las fuerzas a favor de la independencia, desde los nacionalistas de centroderecha a los radicales de izquierda ganaron una mayoría reducida de escaños, pero no alcanzaron la mayoría de los votos», por lo que «no era una base como para acelerar el programa secesionista», agrega.

No obstante, el gobierno y parlamento regionales «han seguido adelante, de todos modos, y de una manera que se salta alegremente las normas democráticas apropiadas para un asunto de tal importancia», escribe el FT.

La llamada ley del referéndum, prosigue el periódico, «no estableció un mínimo de votos para que el resultado sea válido. En teoría una pequeña minoría del electorado de la región podría desencadenar la declaración de la independencia».

El Estatut, «un buen punto de partida» para negociar

«En tales circunstancias, y teniendo en cuenta que la legalidad del voto es cuestionada con apasionamiento, cualquier proclamación de una Cataluña independiente carecería de legitimidad política«, según el periódico.

«Se celebre o no el referéndum, el paso esencial para ambas partes es la apertura de unas negociaciones serias sobre una versión actualizada de la autonomía de Cataluña», agrega el artículo, que recuerda que los plebiscitos de Quebec (1995) y Escocia (2014) se hicieron con el consentimiento de los gobiernos centrales y respetando la ley.

«El estatuto de 2006, aprobado por los parlamentos catalán y español y por los votantes de Cataluña en un referéndum, pero imprudentemente recortado en 2010 por el Tribunal Constitucional español, sería un buen punto de partida», concluye.

Alguna publicidad valiente y la ayuda desinteresada de muchos lectores como tú han hecho posible esta noticia. Conoces nuestra línea editorial, a contracorriente de la ideología dominante y desacomplejadamente comprometida con la dignidad humana, la unidad de España y la identidad de Europa. No es fácil ni es barato sostener un medio de comunicación que beba de estos postulados, siempre contra los más poderosos. Por eso te pedimos que nos ayudes con una aportación, que formes parte de nuestro proyecto, que ayudes a que sigamos incordiando al Poder. Puedes hacerlo de varias maneras, infórmate aquí.

Leer más…

El Gobierno asumirá los pagos de la Generalitat para evitar partidas para el 1-O

Diario de un golpe: Rajoy, al separatismo: ‘Nos van a obligar a lo que no queremos llegar’

TEMAS |
+ en
.
Fondo newsletter