«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
'go woke, go broke'

Rip Curl sufre el boicot a sus productos tras contratar a un surfista trans como imagen de una campaña para mujeres

Bethany Hamilton y Sasha Lowerson.

Go woke, go broke. Juega a ser progre y te arruinarás. El lema que se utilizó para alentar el boicot contra empresas como la cervecera Bud Light después de que eligiese a una persona transgénero para promocionar sus cervezas o la firma Nike que eligió al trans Dilan Mulvaney para publicitar un sujetador deportivo resuena esta semana en las oficinas de la marca australiana de surf Rip Curl.

Los clientes de la icónica firma están protagonizando una sonada reacción en redes sociales en las que aparecen deshaciéndose de sus productos después de que Rip Curl haya despedido a la surfista hawaiana Bethany Hamilton y haya contratado al longboarder transgénero Sasha Lowerson.

Hamilton, que consiguió el patrocinio de Rip Curl cuando tan solo tenía 9 años, en 1999, llevaba 24 años trabajando para la famosa marca de surf como uno de sus buques insignia. Esta surfista se hizo mundialmente famosa en 2003 cuando sobrevivió al ataque de un tiburón que le arrancó el brazo izquierdo. Pese a esto, siguió compitiendo, y llegó a hacerlo con las mejores del mundo en la liga mundial de surf (WSL, por sus siglas en inglés).

La hawaiana fue muy crítica con la WSL después de que, en febrero de 2023, decidiese adoptar la política transgénero de la Asociación Internacional de Surf, que detalla que los atletas que hayan nacido biológicamente como un hombre pero tengan un nivel de testosterona de menos de 5 nmol/l (nanomoles por litro) durante los 12 meses anteriores a una competición pueden participar en ella.

Los niveles medios de testosterona en los hombres están entre 10 y 35 nmol/l mientras que los de las mujeres oscilan entre 0,5 y 2,4nmol/l. Los niveles adoptados por la WSL son los mismos que las federaciones internacionales de remo o de tenis. Sin embargo, en triatlón o ciclismo son más estrictos —deben ser inferiores a 2,5nmol/l durante 24 meses— y en rugby o natación directamente está prohibida la participación de atletas trans en otra categoría que no sea la asignada en su nacimiento.

«Creo que hay muchas surfistas que no están de acuerdo con esto pero tienen miedo de decirlo abiertamente. ¿Cómo esta funcionando esta medida en otros deportes como la natación, el atletismo o MMA? ¿Han sido los surfistas del WSL preguntados previamente sobre qué les parecen estas medidas? ¿Mejora esta medida el surf?», se preguntó entonces Hamilton en un vídeo publicado en sus redes sociales.

Unos meses antes, en mayo de 2023, Sasha Lowerson se había convertido en la primera surfista transgénero en ganar una competición femenina, lo que presionó a la WSL para adoptar una legislación al respecto.

Lowerson, de 44 años y hombre biológico, quedó primero en la modalidad de mujeres de longboard en Australia Occidental, una competición que ya había ganado en 2019 como Ryan Egan, ya que no cambió de sexo hasta los 40 años de edad.

El enfrentamiento entre Rip Curl y Hamilton escaló en el mes de agosto, cuando la marca decidió incluir a Lowerson en su campaña de verano, y estalló en noviembre, cuando la hawaiana anunció que su relación contractual con la firma había terminado, aunque no desveló los motivos que habían desencadenado la ruptura.

Las críticas hacia la marca se han multiplicado esta semana después de que el 25 de enero anunciara que incorporan a Sasha Lowerson a su equipo a través de un post de Instagram en el que la presentaban como una «mujer del agua». La firma se vio obligada a desactivar los comentarios de la publicación poco después ante el aluvión de críticas y hoy esa publicación ya no aparece en la cuenta de Rip Curl.

Sin embargo esto no ha impedido que cientos de personas hayan respaldado en redes el hashtag #BoycottRipCurl, que incluso llegó a ser tendencia el pasado día 28 con decenas de miles de tuits en pocas horas contra el fabricante de trajes de neopreno.

Hamilton también ha reaccionado a la noticia. «Los atletas con cuerpo masculino no deberían competir en deportes femeninos. Punto«, ha zanjado en su cuenta de Twitter.

.
Fondo newsletter