Biden da marcha atrás y reconoce que ‘no hay solución federal’ para la pandemia

'DEBEN SER LOS ESTADOS LOS QUE DECIDAN CÓMO COMBATIRLA'
Joe Biden, el presidente de Estados Unidos El presidente de Estados Unidos, Joe Biden. Europa Press

Algo se está moviendo en las cancillerías de Occidente con respecto a la peste de nuestros días. Se observa cierto agotamiento en los líderes a los que nada parece salirles bien en la lucha contra una pandemia a la que no parecen afectar gran cosa sus medidas draconianas y ruinosas, y contra una masa creciente de ciudadanos dispuestos a resistir contra las imposiciones más tiránicas.

En Alemania, por ejemplo, se acaba de alzar una voz del sistema, el presidente del partido Die Linke (La Izquierda), Dietmar Bartsch, ha pedido que se ponga fin inmediatamente al ‘modo pánico’ desde la Administración y que se dediquen más fondos a sanidad en lugar de imponer la vacunación a todos los alemanes. Y en Gran Bretaña el diario The Sun informa de que el primer ministro Boris Johnson no va a anunciar más restricciones para luchar contra Ómicron.

Y, para redondear, el presidente Biden reconoce, al fin en público, que “no hay solución federal” para acabar con la pandemia, y que deben ser los estados los que decidan cómo combatirla, una forma en toda regla de tirar la toalla sobre su propio mandato vacunal.

Parece que fue ayer cuando el presunto presidente, entonces candidato, prometía “acabar con el virus, no con el país” el 22 de octubre de 2020. A eso siguió, a poco de su investidura, el anuncio de la obligatoriedad de hecho de la vacunación universal, dejando en la calle a miles de estadounidenses renuentes a la vacuna, y nuevos anuncios amenazantes para hacer la vida imposible a quienes se resistían.

Pero estos últimos contaron en seguida con el apoyo y el desafío de algunos gobernadores de estados republicanos, como Texas y, sobre todo, la Florida de Ron De Santis, en abierta rebeldía. Y, finalmente, Washington ha enarbolado la bandera blanca.

En una reciente reunión virtual con los gobernadores de los estados, Biden reconoció que no se iba a acabar con la pandemia con soluciones emanadas del centro, sino que la lucha debía ser responsabilidad de los estados. «Miren, no hay una solución federal», les dijo. «Mi mensaje a los gobernadores es simple: si necesitan algo, díganlo. Vamos a respaldarlos en todo lo que podamos».

Deja una respuesta