PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Orbán aboga por la promoción de la natalidad: ‘No hay necesidad de sustituir a los niños húngaros por extranjeros’

e insiste en que los inmigrantes que asalten la frontera 'deben ser detenidos'
El primer ministro húngaro, Viktor Orbán. REUTERS El primer ministro húngaro, Viktor Orbán. REUTERS

El primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, ha vuelto a criticar este viernes la política inmigratoria aperturista que, en su opinión, se promueve desde la Unión Europea y ha abogado por incrementar la tasa de natalidad local sin necesidad de «sustituir» a los niños húngaros por extranjeros.

Para Orbán, algunos países de la Europa occidental han «renunciado» a resolver por sus propios medios sus problemas demográficos y han fiado el repunte de la natalidad a la inmigración, con alusiones específicas a Alemania, Bélgica y Francia.

«Dicen que un niño alemán puede sustituirse por uno africano o uno asiático», ha declarado Orbán, durante una entrevista radiofónica en la que ha apuntado que este tipo de ideas «sorprenden» a una Hungría que, durante estos últimos años, se ha mostrado especialmente crítica con la llegada de inmigrantes ilegales.

Así, frente a quienes quieren «forzar» a Hungría con «arrogancia» a abrir sus fronteras, el primer ministro ha abogado por políticas internas de promoción de la natalidad y ayuda a las familias, según recoge la prensa local. Orbán ha cuestionado que, en este y otros temas, se intente imponer una determinada doctrina: «Quieren decirnos cómo vivir».

El Gobierno húngaro se ha opuesto a la imposición de cuotas obligatorias para repartir refugiados entre distintos países de la UE, al igual que se ha sumado a un grupo de países que reclaman una mejor protección de las fronteras externas del bloque.

Estas fronteras, ha advertido Orbán, «no pueden protegerse con ramos de flores, osos de peluche y comités de bienvenida». «Los migrantes que asaltan la frontera e intentan romper la valla deben ser detenidos», ha remachado.

Deja una respuesta