«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
EN CASO DE GANAR LAS ELECCIONES PRESIDENCIALES DE 2022

Gustavo Petro buscará un acercamiento con la dictadura venezolana

Captura: Revista Semana
Captura: Revista Semana

El senador izquierdista y aspirante a la presidencia de Colombia, Gustavo Petro, brindó una entrevista a la directora del medio SEMANA, Vicky Dávila.

Durante la conversación, que duró 2 horas, Petro se refirió a los temores existentes de que él resulte electo como presidente y aseguró que sería un cambio “para la justicia social, la democracia y la paz”. Pese a que se ha declarado contrario al capitalismo en numerosas ocasiones, ahora propone el desarrollo de un “capitalismo productivo” en Colombia junto con la “redistribución de la riqueza”.

Según Petro, en Colombia no hay democracia y él sería el encargado de construirla. El izquierdista percibe que “Colombia le tiene miedo al cambio” y su diagnóstico del país pasa por temas como esclavitud en el mercado laboral y los sistemas de salud y pensiones, que considera fracasados.

A pesar de que el dirigente ha dicho que estaría dispuesto a expropiar a grandes empresarios del país y frecuentemente critica la riqueza, la creación y tenencia de la misma, durante la conversación con Dávila negó que la expropiación esté entre sus intenciones. Petro argumentó que las campañas de la derecha se basan en la mentira.

A pesar de ser una persona que abiertamente ha sentado una posición a favor de la dictadura venezolana, bajo el discurso de que todo es culpa del bloqueo, y cuya campaña presidencial solicitó ser financiada por el chavismo, según Diosdado Cabello.

Ante la percepción existente de que Petro es el Hugo Chávez de Colombia, el izquierdista tomó distancia y aseguró que el presidente Iván Duque se parece a Chávez desde “otro aspecto ideológico” y “quiere perpetuarse en el poder”.

Con respecto al difunto dictador, afirma que le gustó mucho su pensamiento bolivariano antes de ser presidente. Se refirió al proceso constitucional venezolano como un proceso dependiente del petróleo.

“Ser amigo (de Chávez) no necesariamente significa comulgar política y económicamente. De hecho, cuando se trata de liderazgos políticos, en América Latina hay que construir redes; pero la amistad no significa cofradía ideológica”, aseguró.

Entre Chávez y Maduro ve gran diferencia. Maduro para él es parecido a Duque. El desastre económico venezolano lo atribuye a la dependencia del petróleo y el «bloqueo de Estados Unidos».

Dávila le recordó a Petro que la narcotiranía de Maduro está imputada por una corte de Estados Unidos. El senador se mostró completamente evasivo y dijo que tendría que ser enjuiciado por la justicia colombiana y no estadounidense.

“Un presidente de la República no les cree a justicias extranjeras. Le cree a la justicia de su Estado”.

La directora de Semana lo cuestionó sobre la presencia de los exlíderes de las FARC en el Congreso sin que hayan pagado por sus crímenes. Petro evadió la pregunta y dijo que “con el Gobierno de Duque lo que ha habido es una destrucción del proceso de paz. Del lado de las FARC, un fortalecimiento de la salida armada, las llamadas disidencias, fueron construidas. El Gobierno quería tener a la guerrilla armada porque es su excusa para ganar votos. Es perverso, pero es así.”

Finalmente, con respecto al terrorista Jesús Santrich, actualmente cobijado por la tiranía de Maduro en Venezuela y cuyas amenazas de muerte dirigidas a las periodistas Vicky Dávila, Claudia Gurisatti y el presidente Iván Duque fueron publicadas hace unas semanas, el senador preguntó: “¿Santrich fue narcotraficante antes? Seguramente, no tengo ni idea. Pero en la investigación que hicimos hubo una calumnia construida por Néstor Humberto Martínez con un objetivo básico: acabar con el proceso de paz en Colombia. El señor Santrich, seguramente, vuelto otra vez un guerrillero, tendrá que traquetear para comprar fusiles”.

Agregó además que, si fuera presidente de Colombia, restablecería las relaciones con Venezuela, es decir, con la dictadura. “No sé si Maduro sea presidente para esa época. Pero con el Estado venezolano hay que recuperar relaciones, porque lo que está causando es sangre y muertos. Le han entregado la frontera a la mafia.”

.
Fondo newsletter