«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
PERTENECEN A UNA UNIDAD CREADA POR PUTIN ALREDEDOR DE 2008

Siete espías rusos expertos en sabotajes y asesinatos viajaron a Barcelona entre 2014 y 2019 para colaborar con el procés

Vladimir Putin en una imagen de archivo. Europa Press.
Vladimir Putin en una imagen de archivo. Europa Press.

Siete espías rusos pertenecientes Directorio Principal del Alto Estado Mayor de las Fuerzas Armadas (GRU) de Rusia, el servicio de inteligencia militar de Moscú, viajaron a Barcelona entre 2014 y 2019, los peores años del proceso independentista. Se trata de una información resultado de una investigación conjunta de El Confidencial y El Periódico.

Los siete agentes pertenecen a la 29155 del GRU, una unidad clandestina que según los mismos medios Vladimir Putin creó en torno a 2008 para organizar sabotajes, asesinatos y operaciones de desestabilización contra opositores y otros enemigos del líder ruso. La Audiencia Nacional abrió ya en octubre de 2019 una investigación sobre la presencia de agentes del GRU en Cataluña y sus posibles vínculos con el procés, tras una denuncia de la Policía Nacional que había localizado en España a al menos cinco supuestos espías rusos.

El fiscal Miguel Ángel Carballo, que no aprecia terrorismo en Tsunami Democràtic, solicitó el archivo del procedimiento y el juez Manuel García-Castellón cerró el caso en mayo de 2021. Sin embargo, posteriormente fueron identificados en nuestro país al menos otros dos agentes del GRU. El primero en llegar a Cataluña habría sido, siempre según El Confidencial el teniente coronel Maksim Rodionov, de las fuerzas especiales del Ejército ruso. Aterrizó en El Prat el 2 de marzo de 2014.

Viajaba con pasaporte falso y se infiltró haciéndose pasar por un director de películas y documentales, como ha desvelado el medio ruso The Insider. En 2016 volvió a entrar en España usando otra identidad falsa.

También en 2014, año del primer referéndum independentista organizado por Artur Mas, estuvo en Anton Vladimirovich Skvortsov, una identidad que también podría ser falsa y que aparece también como administrador de una sociedad rusa ubicada en la localidad de Rostov del Don, clave en la invasión de Ucrania.

El tercer agente del GRU que llegó a Cataluña fue Aman Urazbayevich Yusupov, el 1 de mayo de 2016, cuando Carles Puigdemont y Oriol Junqueras ya se habían comprometido a celebrar el referéndum del 1 de octubre de 2017. La razón concreta de la presencia de todos estos espías en Barcelona se desconoce.

A partir de 2016 también pasaron por Barcelona Denis Vyacheslavovich Sergeev, —usa la identidad falsa de Sergey Fedotov— que coordinó el atentado contra Skripal y que vino a España hasta en tres ocasiones, Alexey Kalinin, alias Alexey Nikitin, y Mikhail Opryshko, que llegaron en 2016 y 2017, y por último una mujer, Maria Vladimirovna Rusinova, vinculada al general Andrei Averyanov, máximo responsable del GRU, que viajó a Barcelona en diciembre de 2019.

+ en
.
Fondo newsletter