Una nueva amenaza para el Gobierno de Lasso: la desestabilización promovida por el líder indigenista Leonidas Iza

Podría utilizar a una porción de la población para subvertir el orden
El líder indigenista Leonidas Iza. Twitter

Derrotar al socialismo del siglo XXI en las urnas fue solo una de las tantas batallas de Guillermo Lasso en Ecuador. Ahora se enfrenta a la advertencia constante de “comunismo indoamericano o barbarie” por parte del Presidente dela Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), Leonidas Iza.

El presidente ecuatoriano rechazó públicamente la amenaza de un nuevo estallido social asomada por parte el líder indigenista, y lo acusó de desestabilizador.

“Advierto al Ecuador: Leonidas Iza es un hombre violento que odia a la democracia, que quiere tumbar la democracia. Debemos tener clara esta idea, y no aceptando la invitación a actos violentos y que Iza los considera una epopeya. Esa es la gran amenaza que tiene el Ecuador, los actos violentos de Leonidas Iza”, aseguró Lasso.

Iza reclama que no se aumente el precio de los combustibles. Si bien Lasso anunció que no incrementarán los costos, dijo que tampoco puede “dar gusto” a cada persona. La presión en este sentido aumenta acorde al nivel internacional: Kazajistán, por ejemplo, se ha vuelto tendencia en redes sociales, dado el aumento del precio del combustible que desató una masiva conmoción social en ese país. Muchos buscan valerse de ese ejemplo en Ecuador para intentar desatar el caos.

Pero lo cierto es que la situación no es comparable. Por eso Lasso llamó a Iza a “madurar políticamente”. Días atrás incluso lo señaló como un anarquista y aseguró que lo van a enfrentar con todo el poder del Estado.

“Lo que quiere Leonidas Iza es defender a los ricos del Ecuador, porque con la reforma tributaria se elevaron impuestos solo al 3 % y se redujo al 97 %. Hemos aumentado el salario básico… Lo que quiere Iza es tumbar la democracia. Esa es una actitud violenta, inaceptable, no cree en el Estado. Creo que Iza debe madurar políticamente y los ecuatorianos deben tener claro que hay un enemigo de la democracia que se llama Leonidas Iza, que es un hombre violento; no está de acuerdo con absolutamente nada”, reprochó el presidente Lasso desde el Palacio de Gobierno.

Desde allí dialogó con el movimiento indígena en octubre y noviembre del 2020. Sin embargo, ya se hartó de las amenazas y dijo que enfrentará a los violentos con la ley y la Constitución.

“¿De qué sirve el diálogo? Hemos tenido reuniones, hemos llegado a acuerdos y cuando baja (al concluir el diálogo) dice no, no hay ningún acuerdo. ¿Por qué? Porque lo único que sabe es tirar piedras, quemar edificios públicos, promover violencia. ¿Y con violencia se va a reactivar la economía? (…) El desarrollo se alcanza por el camino de la paz, del diálogo, no por el camino de los zánganos y los violentos”, lamentó.

Lasso aseguró que Iza “odia la democracia” y por eso acusa que no tiene la paciencia de esperar hasta las elecciones presidenciales del 2025 para “presentarse como candidato”. “Y si gana las elecciones, pues bien, que gobierne; pero no puede pretender gobernar el Ecuador con una piedra en la mano amenazando a los ecuatorianos”.

Ya en octubre del 2019 Iza paralizó al país, negando a las ciudades acceso a suministros básicos, por medio del cierre de carreteras durante lo que Nicolás Maduro y Diosdado Cabello denominaron las “brisas bolivarianas”, con las que desestabilizaron a Chile, Colombia y Ecuador.

Luego de las revueltas, Iza lanzó un libro, nada menos que en Washington, D.C, y le puso por nombre “Estallido”. La obra es, básicamente, un recuento de lo que sucedió en octubre. Como conclusión de la misma espetó: “comunismo indoamericano o barbarie”. Es decir, está dispuesto a aplicar la fuerza bruta para imponer el poder.

Oficialmente hay más de 1,1 millones de indígenas en el Ecuador dentro de una población de 17 millones de habitantes. Tienen sus costumbres y vestimenta ancestrales intactas. A eso se suma lo que se denominan indígenas urbanos, personas que viven en las grandes ciudades y son étnicamente indígenas, mas no portan los trajes típicos.

De modo que numéricamente son una fuerza suficiente para desestabilizar a un gobierno. Contrario a la leyenda negra que acusa que hubo un genocidio durante la Conquista española contra la población indígena en América, Ecuador es testimonio fiel de que ello no fue así.

El pasado 12 de octubre Lasso se dirigió a sus votantes desde el Palacio de Carondelet, donde anunció que no permitirá que el país y la capital se sumerjan nuevamente bajo la violencia de Iza y sus aliados, mientras este último se empeñó en mantener su “resistencia”.

A diferencia de su predecesor, Lenín Moreno, que tuvo que ser trasladado a Guayaquil, dada la violencia que se vivía en Quito mientras corrían las “brisas bolivarianas”, Lasso enfrentó al líder de la CONAIE.

Según las cifras del Banco Central, los destrozos y las pérdidas durante octubre del 2019 suman en promedio 821,68 millones de dólares. Luego de la paralización causada por el confinamiento, el Estado no tiene los medios para financiar la reparación de lo destruido por las manifestaciones.

Deja una respuesta