Pío Moa: 

La renuncia la inmortalidad y al placer

Opinión
Pío Moa