Opinión

Burricie callejera

Si Barcelona olvida a los suyos, que sea Madrid quien los acoja. Madrid siempre resistirá a los analfabetos, los cursis, los traidores y los idiotas.