Pío Moa: 

Carta abierta a unos jueces infames

Opinión
Pío Moa