2021: el año que la Fundación Disenso desenmascaró al Foro de Sao Paulo

EL CENTRO DE PENSAMIENTO DE VOX YA ES UN ACTOR INTERNACIONAL DE REFERENCIA
El presidente de la Fundación Disenso, Santiago Abascal, durante la presentación del documental 'Desenmascarando al Foro de Sao Paulo' (foto: M. Fernández / Ep)

Si usted que lee estas líneas —sobre todo si es español— ha oído hablar este año por primera vez en su vida de esa Internacional del Terror llamada Foro de Sao Paulo y de su sucursal de penetración social conocida como Grupo de Puebla en donde se junta lo peor del viejo socialismo iberoamericano con lo más nefasto del nuevo socialismo del siglo XXI (con decir las palabras Zapatero, Montero y Lastra debería bastar), enhorabuena. Es usted un disidente que sabe más que los demás gracias al trabajo de la Fundación Disenso.

El think tank (and do, añadimos) de VOX, el centro de pensamiento presidido por Santiago Abascal y dirigido por Jorge Martín Frías, decidió antes de su nacimiento oficial centrar sus esfuerzos en el combate ideológico allí donde más falta hacía, en la Iberosfera, esa gigantesca comunidad de cerca de 600 millones de personas que hablan y sienten bajo la influencia de la Hispanidad y que malviven, en muchos casos, y cada día más, sometidos a la hegemonía del castrochavismo, incluida España. La pregunta de por qué esa decisión de salir a reconquistar desde la madre patria la libertad de nuestros hermanos e hijos iberoamericanos tiene una sencilla repuesta: porque nadie lo hacía.

Mientras otras fundaciones de grandes partidos paralizaban su actividad con la excusa de la pandemia de origen chino o, en el mejor de los casos, se dedicaban a dar conferencias sobre las virtudes de la globalista Agenda 2030, la Fundación Disenso se ha convertido a lo largo de 2021 en un actor internacional de referencia capaz de marcar la agenda política en los países de la Iberosfera y de influir en la acción política de sus adversarios. Por decirlo con otras palabras, la Fundación Disenso se ha convertido, por sus acciones y no por sus omisiones, en el enemigo público número uno de las organizaciones financiadas por el cartel castrochavista.

Hoy por hoy, sólo hay un movimiento panamericano de oposición al totalitarismo de los Maduro, Castro, Ortega, Morales (por testaferro), Castillo, Kirchner y su nueva adquisición, el chileno Boric. En ese movimiento se encuadran todos los aliados de la Fundación Disenso que han firmado la Carta de Madrid lanzada apenas 14 meses atrás, en octubre de 2020, y que acoge ya una alianza de más de 150 personalidades y organizaciones del mundo político, cultural, periodístico y académico en todos los países de la Iberosfera. Varios de los firmantes, por cierto, lo fueron antes de convertirse en lideres políticos en su países, como es el caso de la gran esperanza argentina Javier Milei o el chileno José Antonio Kast. Que en todas esas naciones se reconozca el liderazgo de Santiago Abascal, como lo hizo el diputado más votado de la historia del gigante brasileño, Eduardo Bolsonaro, en entrevista con La Gaceta de la Iberosfera, forma parte de los éxitos del trabajo constante de la Fundación y de su patronato. Ya nadie duda, y muchos por fortuna temen, que la Carta de Madrid sólo es el antecedente necesario de lo que será el gran encuentro de las fuerzas de oposición iberoamericanas en el Foro Madrid. Un encuentro en el que también se trabaja sin descanso, como lo demuestra la presencia de directivos y patronos de la Fundación Disenso en todas y cada una de las campañas y citas electorales que ha habido en Iberoamérica en 2021.

Pero si este cronista tuviera que elegir uno de los hitos esenciales que demuestra sin dudas la vocación de influencia de la Fundación Disenso, sería la celebración del primer Programa de Jóvenes Líderes de la Iberosfera. Durante dos semanas, jóvenes de siete naciones iberoamericanas, seleccionados entre lo mejor del mundo académico, político y periodístico, vinieron a Europa de la mano de la Fundación y recibieron lecciones magistrales de profesores y profesionales del mundo conservador, liberal y reaccionario frente a una realidad socialcomunista que ellos y nosotros sufrimos a diario y que afianzaron su pensamiento para que luego pudieran trasladarlo a sus países.

Pero eso no deja de ser la preferencia del que firma esta pieza. El hito esencial, por su magnitud y su alcance, fue la presentación del documental Desenmascarando al Foro de Sao Paulo en el que la Fundación Disenso ha conseguido reunir por primera vez las voces más importantes de la oposición a esa organización criminal tan desconocida en España por la inacción de tantos durante tanto tiempo. Si en los últimos meses han escuchado a algún líder (todavía líder) de otro partido hablar del peligro del Foro de Sao Paulo y de su sucursal social, el Grupo de Puebla, tampoco es casualidad. Es influencia.

Al mismo tiempo que la Fundación Disenso se ocupaba de tejer la red panamericana, portuguesa y española que otros, insistimos,  habían abandonado, durante todo 2021 la jefatura de Estudios de la Fundación, en manos de Eduardo Fernández Luiña, también ha desarrollado una ingente labor editorial con artículos de fondo, informes y publicaciones políticas, económicas y de rigor histórico que han ayudado a asentar el pensamiento de VOX y que han aupado a su think (and do, insistimos) tank hasta superar a todas las demás fundaciones en cuanto a su alcance e influencia en las redes sociales. Datos cantan. La Fundación Disenso, en el peor de los casos y en menos de un año de vida oficial, cuadriplica el alcance de sus impactos en redes sociales con respecto a otros centros de pensamiento más antiguos, con más recursos económicos y que, sin embargo, se han quedado detenidos con cierta indolencia en el tiempo pandémico que nos ha tocado padecer.

La Gaceta de la Iberosfera, medio de comunicación de la Fundación Disenso y orientado siempre a cumplir la labor esencial de información, análisis y opinión sobre lo que sucede en las tierras de la Hispanidad, también ha trabajado duro. Además de participar en todas las iniciativas a las que sus periodistas hemos sido requeridos por la Fundación, conferencias, seminarios y tertulias, los editores en España y en América de gaceta.es han consolidado a lo largo de 2021 una de la más completas redes de colaboradores desde Washington a Tierra de Fuego.

Desde su lanzamiento, la Gaceta de la Iberosfera ha conseguido cerca de 15 millones de páginas vistas, ha redactado más de 4.500 noticias y análisis y ha elaborado más de 100 entrevistas.

Esas cifras, el compromiso con la verdad de todos los que escriben en este periódico, así como su línea editorial de constante defensa de los pilares de la civilización occidental a ambos lados del Atlántico y frente a las oligarquías que ha colaborado para la supervivencia de ideologías perniciosas como el comunismo en Iberoamérica, nos han convertido en el primer diario panamericano editado desde España que consigue relevancia e influencia. 

Pero nuestra primera vocación americana, no nos ha distraído, ni lo hará, de nuestro compromiso con la defensa de la unidad de España, la libertad de los españoles, la soberanía de las naciones, la dignidad de la vida humana, el papel de la familia, el mundo rural y nuestras raíces comunes.

Por eso, La Gaceta de la Iberosfera llevó a cabo una cobertura especial de las campañas autonómicas de Cataluña y la Comunidad de Madrid, con entrevistas a los principales candidatos, reportajes y seguimiento diario de campaña. Además, hemos sido parte activa de la celebración de la gran fiesta de VOX en Viva 21, del primer Encuentro Frontera Sur celebrado en Las Palmas de Gran Canaria así como del congreso de jóvenes conservadores reunidos en el Mathias Corvinus Collegium Feszt en la ciudad hungara de Esztergom.

Nuestros más de 225.000 seguidores en twitter y en las demás redes, son una fuente constante de apoyo y de reconocimiento a nuestra labor informativa. A todos ellos, gracias. Como también nuestra gratitud a todos los enemigos de la libertad que día a día, desde Evo Morales al vicepresidente venezolano Diosdado Cabello, pasando por el mismísimo Grupo de Puebla y algún abogado de narcos, nos han dedicado sus invectivas y malos modos. Sus ataques también son un espaldarazo a nuestro compromiso con el oficio de informar, analizar y opinar. 

En este año tan difícil que hemos tenido que soportar por culpa de una mezcla de virus e incompetencia, no puedo (ahora en primera persona) dejar de agradecer el trabajo tenaz y la profesionalidad de los editores americanos y españoles: el venezolano Nehomar Hernández, que sustituyó al costarricense y casi luso Jovel Álvarez que comenzó con nosotros esta aventura, los españoles Agustín Benito y la mítica Rebeca Crespo, y todos los que aquí escriben, comenzando por Diego Vaquerizo.

Que La Gaceta de la Iberosfera tenga la mejor sección de Opinión de la prensa, no sólo de la panamericana, no es una casualidad. A todos les hemos ofrecido un proyecto de libertad que algunos sólo habíamos soñado en casi tres décadas de oficio. Por eso, y aguanten, contamos con las firmas de colaboradores heterodoxos españoles como el presidente de nuestro Consejo Editorial, Hermann Tertsch; Alfonso Ussía, Fernando Sánchez Dragó, Enrique García Máiquez, el sociólogo Amando de Miguel, Luis Asúa, Francisco José Contreras y Víctor González Coello de Portugal. Periodistas como Carlos Esteban, Javier Torres, Rubén Pulido, Javier Rubio y Damián Gómez; divulgadores del rigor histórico como Iván Vélez, Ricardo Ruiz de la Serna o Pedro Fernández Barbadillo; maestros de la geopolítica como Rafael Bardají e implacables críticos sociales como Itxu Díaz o Carmen Álvarez Vela. La nómina de colaboradores se completa con voces internacionales de la talla de Karina Mariani, Vanessa Vallejo, María Zaldívar, Santiago Muzio, Madeleine Osterling, Orlando Avendaño, Teresa Marinovic, Marcelo Gullo, Malgorzata Wolczyk, María Angélica Correa, María José Bernal Gaviria, Andrés Barrientos, Raúl Tortolero, John Marulanda, Luis Leonel León, Nitu Pérez Osuna, Nahim Reyes, Daniela Carrasco, Mauricio Ríos, Mamela Fiallo, Rodrigo Saldarriaga, Daniel Lara Farías, Judith Flores y Santiago José Castro.

Espero no haberme dejado a ninguno. Mis disculpas si así ha sido. También quiero agradecer de una manera muy especial el apoyo constante del periodista peruano Aldo Mariátegui, fuente inagotable de conocimiento y comtactos, así como del maestro venezolano Alejandro Peña Esclusa.

Espero que las gestiones que estamos realizando para incorporar nuevas firmas —sin exigir antiperiodísticas cláusulas de exclusividad— hagan que La Gaceta de la Iberosfera se fortalezca para seguir cumpliendo en 2022 su compromiso con la calidad y con la defensa de la libertad que a todos los que trabajamos en la Fundación Disenso se nos exige.

En resumen: el próximo año, más. Y como finaliza el Quijote: vale.

Deja una respuesta